38055-rochemenier-village-troglodytique

Alojarse en un hotel troglodita

Cavado en la roca, y en plena región del Loira, existe este insólito hotel troglodita, que por su estilo y ubicación, permiten al viajero acercarse a un emplazamiento con características del neolítico en una zona cargada de natural belleza.

Texto: Hernando Reyes Isaza
Fotos: Logis Hotels

No todo en esta región del Loira son castillos. El famoso pueblo de Rochemenier desvela al viajero una faceta completamente opuesta a la rimbombancia y la opulencia de “Les Châteaux de la Loire”.

Detalle de la fachada del Hotel Logis Rocaminori

Las moradas de los trogloditas fueron por lo general cuevas o cavernas excavadas en la roca, y aquí en este rincón de Francia es posible conocer la vida de quienes habitaron estos asentamientos hasta principios del siglo XX cuando fueron abandonados por sus últimos inquilinos.

Detalles exteriores del Hotel Rocaminori

En este enclave resulta inmensamente llamativo observar cómo las aguas del río, con el discurrir del tiempo, fueron socavando las paredes de roca calcárea en donde el único aporte humano no ha sido más que las fachadas de unas viviendas que antaño protegieron a muchos de guerras e invasiones más allá de las inclemencias del tiempo.

Paredes trogloditas en una de las habitaciones del Hotel Rocaminori

Inmerso en esta magia de otras épocas se encuentra el Hotel Rocaminori, un establecimiento que proponemos a grandes y pequeños, pues cautiva a todos por igual.

Zonas comunes del Hotel Rocaminori

Es el enclave perfecto para visitar un conjunto troglodita formado por antiguas granjas, una sala común y una capilla. Con 20 salas distribuidas en una hectárea, es un lugar privilegiado para salir a descubrir emplazamientos trogloditas en la llanura o disfrutar en el zoológico Bioparc de Doué la Fontainegh, con más de 700 especies de animales.

Acceso al Hotel Rocaminori

Además, a tan sólo 26 km del hotel se encuentra la bella Saumur, que amén de su castillo que domina la ciudad, es un lugar para evocar al gran Balzac y su novela Eugenia Grandet, pues en la misma plaza Saint Pierre se halla la casa en la que presumiblemente vivían padre e hija.

Fachada del exterior de una habitación del Hotel Rocaminori

Desde este pueblo, existen también diversos circuitos para bicicletas para recorrer el Loira.

Para los “foodies”, el Hotel Rocaminori está unido por pasadizos subterráneos con un restaurante de «fouées», especialidades regionales de panes pequeños recién salidos del horno de leña, tradicionalmente cubiertos de mantequilla salada, rillettes, fríjoles o queso de cabra.

Más información: https://www.logishotels.com/es/

Un comentario sobre “Alojarse en un hotel troglodita”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *