SAFARI FOTOGRAFCIO. jpg

La Nava, la finca más exclusiva

He estrenado una nueva sección en  topVIAJES, la primera revista online de viajes de nuestro país. Su nombre es “España Exclusiva”, y cada mes tengo la responsabilidad de traer a los lectores aquellos lugares que por su exclusividad y singularidad hacen parte del mundo del lujo. Este es tan solo un extracto del primer reportaje publicado sobre La Nava del Barranco, una finca en La Mancha escenario de las más exquisitas escapadas.

Texto: Redacción ALTUM
Fotos: ALTUM / La Nava del Barranco

Hay lugares y espacios que son verdaderas joyas para “aquellos que no les gustan los hoteles”, que ofrecen la comodidad de un hogar lejos del hogar, y donde reinan los propios deseos del huésped y la absoluta privacidad. Y aunque el cliente corporativo, los consejos directivos, las reuniones privadas de empresas o las presentaciones de producto de grandes multinacionales ocupan parte de las reservas de este sitio, también hay cabida para quienes a nivel particular puedan darse el gusto de alquilar esta propiedad para escapar de la rutina, para celebrar un evento familiar, o simplemente para vivir la más exquisita de las experiencias que conoce el lujo en nuestro país.

El refugio secreto del lujo

Para muchas personas puede resultar casi inverosímil que a dos horas en coche desde Madrid, concretamente en Castellar de Santiago, Ciudad Real, exista una finca como La Nava, uno de los destinos más exclusivos a nivel mundial, que precisamente aúna todos los componentes del lujo haciendo sentir al huésped propietario y anfitrión de la más exclusiva de las haciendas españolas.

dbba28678b7f0983013b34683724a52e
Luna llena sobre La Nava del Barranco

En avión la duración del vuelo desde cualquier gran ciudad europea hasta la finca -que cuenta con su propia pista de aterrizaje y con un helipuerto- también ronda las dos horas, por lo que a nadie extraña que entre sus clientes habituales se cuenten reyes, príncipes, líderes empresariales y magnates de la industria, o un amplio abanico de gente “exquisita” quienes han contribuido a forjar internacionalmente el calificativo de “Hotel de siete estrellas” de esta propiedad, y lo cierto es que no es para menos.

La pista de aterrizaje de dos kilómetros de longitud tuvo que construirse por demanda de los propios clientes, al principio no estaba planeada, y a día de hoy, dicen, aterrizan en ella más de 100 jets privados al año, y no hay motivos para no creerlo pues lo exclusivo es también singularidad.

lanava-3897
Avión privado despegando de la propia pista de la finca La Nava del Barranco

Este remanso de paz, sin prensa ni paparazzi, ni indiscreciones de ningún tipo es uno de los mejores secretos que guardan muchas celebreties, la Jet Set internacional y personajes de gran relevancia mundial. No es a nosotros a quienes nos corresponda desvelar sus nombres, pero muy seguramente gran parte de los lectores saben con certeza a quiénes nos referimos.

Valles y colinas infinitos

Ya lo decía el científico austriaco Konrad Lorenz quien dedicó su vida a la zoología: “La primera condición del paisaje es su capacidad de decir casi todo sin una sola palabra”. Eso es precisamente lo que se experimenta desde que se inicia el trayecto que lleva a la mansión de esta finca. En el recorrido nadie habla, solo lo hace el sublime y legendario paisaje.

05.-Paisaje
Paisaje en los campos de La Nava del Barranco

Colinas -que anteceden las estribaciones de la Sierra Morena- plagadas de encinas, ese árbol que une generaciones, anida ilusiones y es de anchura mágica y divina; valles repletos de olivos del color de la plata; barrancos recortados en la distancia, o coquetos lagos que reflejan el entorno, contrastan ahora en primavera con los verdes prados que relucen frondosos tras el invierno rico en aguas que acaba de despedirse. En estas miles de hectáreas, donde la fauna y la flora se encuentran en estado puro, es imposible no pensar que así las trajinó probablemente Cervantes… De repente nos parece que aquí, más que en otro lugar, la naturaleza es como un libro abierto para todos los ojos, y ante tal maravilla deseamos poder recordar siempre el nombre de este lugar de La Mancha: “La Nava del Barranco”.

Esa EXPERIENCIA única

19.-Niebla
Amanecer en las tierras de La Nava del Barranco.

Varios pájaros y diversas aves sobrevuelan el campo mientras nos adentramos por el camino de tierra que nos lleva a la casa. Aún no sé bien porqué recordé mientras cruzábamos campos de miles de olivos centenarios, que los mochuelos viven toda su vida en el territorio en el que se han criado y lo hacen en pareja de forma continuada en el mismo nido; quizás mis pensamientos estaban relacionados con la misma experiencia que viviría durante los siguientes días o, probablemente, los olivares me hicieron pensar que en ellos habría varios nidos de mochuelos que contaban con la certeza de vivir en plenitud, sin disturbios ni civilización que les ahuyente. Pero quizás asocié mis pensamientos a lo que ya sabía, que esta finca está en manos de la misma familia desde hace muchos, muchísimos años…

Antes de descender del vehículo, y al ver el equipo de personal dispuesto a darnos la bienvenida -con sus uniformes impolutos y sus posturas corporales naturales y correctas sembradas en la imponente entrada de la mansión- tuve la certeza que para ser felices necesitamos entusiasmarnos, emocionarnos y vivir cada experiencia como si fuera única. Y aunque aquí es difícil no ser feliz, solo pasados unos días después de mi estancia fue cuando pude entender que el concepto de exclusividad que otorga esta escapada con cada uno de sus detalles, cada una de las actividades que en ella se pueden realizar, con cada rincón del lugar, o con cada una de las actitudes del personal, eran precisamente los elementos que conforman el conjunto de esta “experiencia única” que es disfrutar de unos días en este lugar nunca imaginado. Y yo creía, ingenuo de mí, que conocía el lujo…

Una casa con filosofía “Taylor Made”

lanav aentrada noche -4193
Entrada principal a la casa de La Nava del Barranco al anochecer.

El diseño tardó dos años, y su construcción tres más. La casa es panorámica, adaptada al paisaje y con un diseño arquitectónico bastante estructurado. En ella no solamente se desea y admira el contenido y el continente, sino que además ante las necesidades que un cliente pueda tener, el preparadísimo “staff” hará todo lo posible por satisfacerlas; diríamos que es como el servicio de un sastre a medida, un “Taylor Made” con ese toque de “clase” que los británicos tan bien han vendido.

Pocas veces se encuentra uno con un personal entrenado única y exclusivamente para conquistar el alma de los más exigentes de los clientes con esa distancia propia que manda el protocolo, la diligencia glamurosa que el lugar requiere o la dosis exacta de amabilidad (léase “sin zalamerías”).

Rápidamente se detecta que detrás de todo ello está ese “savoir faire” de los propietarios, y es que esta casa sigue siendo también su propia casa de campo de la que disfrutan con amigos cuando no está alquilada. La decoración es de un buen gusto que sobrepasa límites, impera un estilo de campo con aires de sofisticación y en los diferentes espacios, ante todo, predomina la comodidad y la pasión por el detalle.

Salones, suites, y una piscina de diseño

La entrada principal, presidida por una enorme fuente casi minimalista, se nos desvela con dos enormes puertas tachonadas que anteceden a un enorme hall de entrada. Con ambientes contemporáneos y frescos que transmiten una sosegada sensación de paz, se percibe sin esfuerzos la calidez de la propiedad, y no es ni tópico ni broma: “uno se siente en casa”, pero con la profesionalidad y el sofisticado servicio de un hotel de verdadero lujo.

87f8e4f126865e10359b222c7d90ab6f
Salón principal de la casa de La Nava del Barranco

Además del salón principal -con unos grandes ventanales que invitan a perderse en el paisaje- hay otros más pequeños para relajarse con un buen libro o tomar el café; un comedor principal con mesa imperial a donde por lo general se acude por un asunto  de mayor relevancia como puedan ser las cenas, otro auxiliar con mesa redonda, y un gran porche donde se pueden servir los desayunos o tener una agradable velada en la temporada estival.

La piscina, construida en bancal, parece colgar sobre la colina en la que está construida la casa, y las vistas al campo, sin contaminación óptica alguna, llegan hasta donde acaba el horizonte…

31.-Piscina10
Infinity Pool de La Nava del Barranco

Son 16 las habitaciones ensuite que se distribuyen a lo largo de las dos plantas existentes decoradas con telas y muebles “made in Spain”, y que llevan nombres alegóricos al espíritu de la finca como Noguera, La Solana o Los Almendros… Los juegos de cama son confeccionados especialmente para La Nava, y los baños de gran tamaño cuentan con el confort propio de los tiempos que corren.

_MG habitacion con dosel 2_7553
Una de las cómodas y elegantes habitaciones de La Nava del Barranco

Aunque en los cuartos por propia filosofía de la casa no hay televisión, existe a disposición de quien lo desee una carta de televisiones, y por supuesto hay conexión wi-fi de óptima señal en todo el interior.

Como en un “palacio”

Son dos las gobernantas que coordinan el séquito de  doncellas que lucen primorosos uniformes ideados por la propietaria. El desayuno, la comida y la cena los sirven con tres diferentes uniformes que guardan relación tanto con las preciosas vajillas de cada comida como con la esmerada decoración de la mesa. El comedor principal, donde en nuestro caso disfrutamos de las cenas, es muy apreciado por las diferentes puestas en escena que en él se barajan, y es que resulta más propio de un “Petit Chateau” que de una finca manchega no solo por su tamaño y decoración sino por los settings de mesa donde sobresale la exquisitez de unos detalles que por momentos consiguen crear una atmósfera casi teatral en donde todo es elegancia y perfección. Una experiencia totalmente palaciega y difícilmente olvidable…

053.-Comedor cena
Puesta en escena de la mesa del comedor Principal de La Nava del Barranco

Mayordomos, camareros, mozos y un acertado equipo de cocina -entrenados en la misma propiedad- se mueven silenciosa y hábilmente por una casa de 1.000 metros cuadrados que, con toda seguridad, marca un antes y un después en las experiencias de viajes de quienes aquí se alojan; no en vano en la prensa internacional es frecuente ver cómo se refieren al excelente servicio de este refugio como “… al mejor estilo Downton Abbey”.

e6bc7ad5f0f72de60e748ecdf6432605
Servicio de agua para las manos previo a una comida campera.

Según el grupo hospedado y dependiendo de las actividades que se realicen el personal puede variar desde 6 hasta 90 trabajadores teniendo en cuenta que como ley impera el alquilar la casa siempre para un mismo grupo de personas ya sea a nivel corporativo o a nivel particular.

47.-Terrraza comedor
Las mesas del exterior de La Nava evocan el más elegante de los romanticismos.

Este lugar no se alquila en ninguna central de reservas de internet, ni a través de una agencia de viajes, y su exclusividad no combina con la publicidad. Aquí funciona el boca a boca de una élite mundial que bien conoce los mejores rincones del mundo. Todo funciona a través de su propia oficina de administración, un aspecto que también, como todo en La Nava, marca la diferencia; y es que para los entendidos, esto es parte del verdadero lujo.

Fina comida y vinos dignos de aplauso

Los diferentes platos que se ofrecen a los huéspedes han de ser escogidos por ellos mismos con antelación a su llegada en un amplio menú de opciones que se les da por adelantado con el fin de garantizar que todo esté disponible, fresco y sobretodo, para que el visitante no tenga que preocuparse de nada relativo al tema alimenticio una vez que se ha instalado.

luciaMphoto15_E+V_2_487-2
Los postres de la cocina de La Nava cautivan a todos.

El “Cochinillo de la Casa” tiene fama mundial, y quizás el plato más identificativo es la “Perdiz a La Nava”; las “Costillitas de Cordero Lechal” no tienen parangón y la variedad de ensaladas saludables es más que cautivadora. Los zumos naturales, las bebidas “detox” preparadas en el momento y con productos frescos garantizan el refuerzo vitamínico más “healthy”. El “Solomillo Wellington” es para muchos “royalties” el mejor que han probado y su receta es inexpugnable. El “Pastel de Espárragos y Carabineros” es realmente de alta cocina y los pescados, aunque estemos en La Mancha, son de una frescura increíble. Nosotros nos quedamos con la “Lubina a la Sal” pues pocas veces la habíamos probado tan exquisita. Los más golosos encontrarán en los postres un sinfín de delicias para pecar, pero pecar de verdad… La “Tarta de Chocolate” es de tal delicadeza, que muchos de los comensales hasta soñamos con ella… Los vinos que acompañan las comidas son escogidos sigilosamente y con visión de experto en enología, casi siempre Reservas de diferentes D.O. nacionales acompañan los platos. Si el comensal lo prefiere puede optar por otra alternativa extranjera, que no son pocas de las que dispone su bodega.

20.-Comida-Safari
Mesas para una comida campera servida al mejor estilo “Memorias de África”

Muchos restaurantes premiados de este país quisieran tener la variedad de los excelentes caldos que aquí existen, y como hay secretos que no se deben desvelar dejamos al lector con la inquietud de descubrir este tesoro por sí mismo. Solo podemos avanzar que se quedarán “sin palabras” al igual que se han quedado casi todos los que aquí llegan o mejor, los que aquí aterrizan…

Safaris y equitación

Si parte de la filosofía de La Nava es estar atento a las necesidades del cliente, las actividades que se pueden realizar en el exterior van hasta donde los deseos del huésped lo permitan.

Existe una logística de chóferes y vehículos 4 x 4 de alta gama para realizar la que quizás, en los grupos particulares, sea la más demandada de las experiencias.

7c7f09bfd99febd28b31241408a10ef6
Muflón en los campos de La Nava

Nos referimos al safari fotográfico que con una duración de unas dos horas permite avistar ciervos, corzos, venados, gamos, muflones, jabalíes, liebres o diversos tipos de aves como la perdiz, entre otras especies. Los vehículos avanzan por unos caminos de ensueño donde la naturaleza es la protagonista y el mayor valor es la pureza y autenticidad de la misma.

Ahora con el buen tiempo se utiliza la versión descapotable de los coches para una mejor visualización y un mayor contacto con la naturaleza.

80286c72cbc6cd191705353a73c7d61d
Uno de los tipos de coches para realizar los safaris fotográficos

Los aficionados a los caballos tendrán la absoluta certeza de montar animales de una raza magnífica y hacer recorridos que solo unos privilegiados consiguen. Aunque el tiempo no nos permitió realizar la cabalgata que deseábamos, la tenemos pendiente y es aquella llamada “La Ruta de los Contrabandistas”, la que recorre aquellos parajes por los que en el s.XIX se aventuraban los bandoleros transportando variadas mercancías al margen de cualquier ley, y aunque parezca mentira toda ella se realiza dentro de los predios de la propia finca que casi colinda al sur con la provincia andaluza de Jaén.

2e3c00c4f9835ff5c744de4161f56156
Caballerizas de La Nava del Barranco.

Aún hay más

La oferta de ocio la amplían la pista de tenis o la de pádel, los quads en los que hacer recorridos de verdadera aventura es todo un placer. La aventura acompañará a los amantes de las bicis en los recorridos con Mountain Bikes que pueden realizarse entre el idílico paisaje de estas tierras. Para aquellos que prefieren quemar menos adrenalina existe la posibilidad de realizar exclusivos y calmados paseos en coches de campo tirados por caballos; el tiro al plato, la pesca, o la práctica del golf que se realiza en un cercano campo a quince minutos en coche de la finca.

Bajo petición especial se pueden solicitar clases tan diversas como yoga, pilates, e incluso de flamenco o de cocina local. Aprender a preparar las más exquisitas migas manchegas o platos tan sofisticados como el “carpaccio de ciervo” o el “paté de perdiz al chocolate” en total privacidad y de la mano de verdaderos maestros conocedores de los fogones es un absoluto lujo.

8b6cf9cf29dc72aecf1fc54e0f91863f
Globo listo para su vuelo sobre los predios de La Nava del Barranco.

También es factible realizar cursos de paracaidismo, realizar vuelos en globo o en avioneta.

Equilibrio  cuerpo y alma

Cuando de mimarse se trata hay que darle cabida a un tratamiento holístico. El Spa de La Nava está a la altura de los más exclusivos y nadie se resiste a darse un tratamiento saludable o uno de belleza en sus instalaciones que bien recuerdan a esos spas del sudeste asiático donde todo es “wellness”, además de una atmósfera que invita a la relajación con sonidos provenientes de la música de la Nueva Era y una adecuada iluminación.

9d9d623a5ec3c217111102c3c1baa9d2
Spa de La Nava del Barranco

Además de contar con masajistas expertos que realizan diferentes tipos de masaje, también hay una sauna finlandesa y un baño turco para que todas las necesidades de la filosofía “Salus Per Aquam” se vean cumplidas.

 

Más información: www.eventsofexcellence.es