lighthouse-4609210_1920

Cinco faros imprescindibles en Ibiza

Bien es sabido que la más grande de las islas pitiusas ofrece ocio, cultura, tranquilidad, naturaleza, historia y una vida nocturna única en el Mediterráneo. Sin embargo, los faros de Ibiza  se han convertido en un nuevo reclamo turístico, unos monumentos que por su misticismo y belleza atrapan cada vez más miradas.

Texto y fotos: Redacción ALTUM

Ibiza aún guarda secretos que no todos conocen, y uno de ellos son sus célebres faros. Unos guardianes del mar cargados de historia y de belleza y a partir de los cuales se ha inspirado una ruta que nadie debe ignorar en su estancia en esta isla mediterránea.

Faro de Moscarter

Al norte de la isla de Ibiza se eleva el faro con la torre más alta de todas las Islas Baleares, el Faro de Moscarter. Inaugurado en 1978, esta construcción dispone de 52 metros hasta el plano focal, sobre un acantilado a 41 metros sobre el mar.

Foto 3 PQ Faro Es Moscarter - Hans Losse
©Hans Losse

Tan solo se necesitan 20 minutos a pie, bordeando la costa norte de la isla, desde la playa de Es Portixol de Portinatx para llegar hasta él. Su peculiar apariencia de rayas helicoidales blancas y negras alternadas le hace siempre visible. Su altura, belleza estética y su fácil acceso, convierten al Faro de Moscarter en uno de los más especiales de todas las Baleares.

Faro de Sa Conillera

Mucho más antiguo que el anterior, el Faro de Sa Conillera, ubicado en este islote al oeste de Ibiza, comenzó a funcionar en 1857. Fue el segundo faro construido en Ibiza y Formentera y, a diferencia del anterior, la torre se sitúa en el centro de un edificio con forma circular donde se encontraban las viviendas del farero y su ayudante.

Sa Conillera
©Sergio Cañizares

Sa Conillera forma parte de las Reservas Naturales de Es Vedrà, Es Vedranell y los islotes de Poniente y solo se puede acceder a ella con permiso especial de la Consellería de medio ambiente del Gobierno Balear o en alguna de las excursiones organizadas por ésta. Sa Conillera es un ‘must’ en todas las puestas de sol de la zona de la bahía de Portmany.

Faro de Es Vedrá

Se trata de uno de los faros más desconocidos de las islas Pitiusas, debido a su situación en la cara norte del islote de Es Vedrà.  Inaugurado en otra parte de la isla en 1927, fue reconstruido en 1959 tras una tormenta y, desde entonces, mantiene su ubicación actual. Su singularidad recae en su sobriedad. Apenas tres metros de altura le convierten en uno de los faros más pequeños de las islas.

The rocky islands of Es Vedrá And Vedranell nearby the southest coast of Ibiza, Balearic Islands, Spain. Los islotes de Es Vedrá y Es Vedranell, cerca de la costa sudeste de Ibiza, Islas Baleares, España.
©Xavier Durán

Sin embargo, el espectacular enclave que rodea el faro es su verdadero atractivo. Es Vedrá constituye en sí misma una reserva natural con endemismos tanto de flora como de fauna con alguna subespecie exclusiva como, por ejemplo, la variedad vedranera de la lagartija pitiusa y una subespecie de caracol.

Faro del Tagomago

Al noreste de Ibiza, en el islote de Tagomago, se encuentra este faro que recibe el mismo nombre que la isla que lo alberga.

Rocky islet of Tagomago. Ibiza, Spain. Islote de Tagomago. Ibiza, Spain.
©Xavier Durán

Punto de referencia para las rutas navales que van desde Ibiza a Palma de Mallorca y Barcelona, solamente se puede acceder a él por mar, pero la visita merece la pena. La isla de Tagomago es un enclave rocoso de poca altura, calificado como Área Natural de Especial Interés, así como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC). Naturaleza y descanso es lo que encontraras en Tagomago, además de unos amaneceres inigualables.

Faro dels Penjats

Y terminamos nuestra ruta por los faros ibicencos con el primer faro que se construyó en terreno pitiuso. Situado en la “Isla de los Ahorcados” (dels Penjats), muy próximo al puerto de Ibiza, el Faro dels Penjats se inauguró en 1856. Su construcción de debe a la peligrosidad que suponía dicha zona para los navegantes y, dadas las duras condiciones de vida que debían soportar los torreros y sus familias, únicos habitantes de este pequeño islote, fue el primer faro que se automatizó, quedando la isla deshabitada en 1929.

Torre de Ses Portes
©Jon Izeta

Debido a la situación actual, si se viaja a las Islas Baleares en los servicios turísticos se encontrarán ciertas restricciones especiales. El Gobierno de las Islas Baleares apuesta por un destino seguro y aplica rigurosas medidas de seguridad.

Más información:

www.illesbalears.travel y www.illessostenibles.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *