26956-650x330-roederer

Cristal: la máxima expresión del Champagne

Una de las grandes casas de champagne en el mundo, la de Louis Roderer, posee 214 hectáreas de viñedos repartidas en tres zonas: Montagne de Reims, Vallée de la Marne y Côte des Blancs. La exigencia y el esmero, además de la calidad de las cepas y de los suelos, son las responsables de la excelencia de “CRISTAL”: el mejor Champagne del mundo.

Texto: Redacción ALTUM

La región de Champaña en Francia es la responsable de la producción del caldo burbujeante más apetecido en el mundo entero: el champán. En ella se encuentra el “terroir” que produce Cristal, la marca de la casa Louis Roederer catalogada como la más exclusiva del mundo.CRISTAL_DIGITAL LOGOTYPE-HD

Su director general, Fréderic Rouzad, representa la séptima generación de una de las escasas familias que aún mantienen viva la tradición de las dinastías vitivinícolas independientes en Francia. Al igual que su padre, Rouzaud mantiene la firme apuesta por la búsqueda de la excelencia característica en cada uno de sus champagnes, entre los que destacan el mítico Cristal, el reconocido Brut Premier o el Cristal Rosé, todos ellos condecorados recientemente como Mejor Champagne del mundo en sus categorías por los premios The Champagne & Sparkling Wine World Championships.

Símbolo del lujo

Parece ser que el hecho de que el champán sea identificado como un símbolo de opulencia y de lujo es meramente casual. Corría el año 496 d.C. cuando al rey Clodoveo se le bautizó como cristiano en la ciudad de Reims, y posteriormente la tradición hizo que todos los reyes de Francia fueran coronados en esta ciudad al nacer. Como es lógico, tras cada coronación se sucedían una serie de suntuosas fiestas que se acompañaban con el vino de la región: Champagne, y así fue como este vino espumoso se fue posicionando como una bebida de celebración para una minoría privilegiada.

1482827767597
Salón de una de las propiedades de Monsieur Frederic Rouzaud

Esta tradición que mantiene a esta bebida como símbolo de prestigio se conserva exactamente igual en la actualidad, entre otras cosas gracias a la burguesía napoleónica que contribuyó inmensamente a la internacionalización del Champagne abriendo sus bodegas al mundo con la esperanza de ganar mercado.

Se sirvió en el Titanic y también en la Exposición Universal de París en 1889 cuando la Torre Eiffel hacía su debut mundial. El cine, sin duda, también ha ayudado a convertir el Champagne en un icono de exclusividad y lujo. De hecho el director Quentin Tarantino inmortalizó el Champagne Cristal en su película de 1995 Four Rooms, sentenciando que “todo lo demás es pis”.

Un nombre mítico

Fundada en 1776, la bodega llega a las manos expertas de Louis Roederer en 1833. Esteta y empresario, el heredero toma la decisión visionaria de ampliar su viñedo para poder controlar todas las etapas de la elaboración del vino. Así forja un estilo, un espíritu y un gusto singulares.

A mediados del siglo XIX, al adquirir viñas escogidas en las tierras de los Grands Crus de Champagne, Louis Roederer actúa a contracorriente de los usos de la época: cuida su viñedo, descifra el carácter de cada parcela y va adquiriendo las mejores, metódicamente. Conservando la idea de que un gran vino tiene su origen en la tierra, con el amor por la tradición y su mirada lúcida sobre el futuro, Louis Roederer traza así un destino excepcional para la Casa que, desde ese momento, llevará su nombre.

Louis Roederer Rose Vintage Entre Copas y Corchos 02
Botella de Cristal Rosé

Actualmente se producen más de tres millones de botellas en más de 80 países de todo el mundo, bajo la filosofía de producir su propio champagne y que prácticamente el 100% proceda de sus viñedos cultivados de forma ecológica.

El Champagne de los zares

A partir de 1870, los vinos de la Casa Louis Roederer parten hacia Estados Unidos y se sirven en la mesa de Alexandre II, Zar de Rusia. Hombre de buen gusto, buscador empedernido, Louis Roederer II crea para él un nuevo champagne bajo el nombre de “Cristal”. Desde entonces, su sutileza y su elegancia contribuyen a crear la excelente reputación de la Casa Louis Roederer.

Los caprichos de Alejandro II de Rusia

Percatado del excelente Champagne servido en sus banquetes, el Zar Alejandro II -famoso por su esnobismo y amor por el lujo- hizo saber al sumiller de la Corte que las botellas de Champagne envueltas en servilletas blancas que se servían en su mesa no se diferenciaban de cualquier otra. A partir de ahí exigió que su magnífico elixir dorado resultante de su cuveé personal fuera envasado en botellas de cristal transparente diseñadas por los maestros vidrieros flamencos, y con el fondo plano para que se pudieran distinguir de todas las demás.

zar-alejandro-ii-de-rusia_300_433_101194
Retrato del Zar Alejandro II de Rusia

Sin embargo parece cierto que había también otras razones para ejecutar los cambios en la botella, eran básicamente por seguridad. La transparencia de la botella podría advertir de la presencia de algún veneno en su interior, y el fondo plano y no cóncavo estaría encargado para evitar la colocación en la base de la botella de algún tipo de explosivo.

En 1908 su nieto Nicolás II rindió homenaje a la Casa otorgándole la patente de “Proveedor oficial de la Corte de Su Majestad el Emperador de Rusia”.

nicolas-ii
Nicolás II de Rusia, el último Zar del Imperio Ruso.

Desde entonces, Cristal luce orgullosamente los blasones del Zar.

Presentación de un “vintage” de 10 años

Louis Roederer Cristal 2008 (Foto sin estuche)
Louis Roederer Cristal 2008

En Louis Roederer, la aparición de nuevas añadas marca la vida y el envejecimiento de la Maison. Sin embargo, la presentación de Cristal 2008 en España abre un nuevo capítulo en la fascinante vida de esta prestigiosa firma de champagne.

Al mostrar una imponente personalidad, Jean-Baptiste Lécaillon, enólogo de Louis Roederer, decidió ampliar el envejecimiento de Cristal 2008 hasta los 10 años, cambiando de esta forma el curso natural de las añadas. Esto ha dotado a la cosecha de una notable madurez y ha contribuido a su sorprendente y exigente carácter.

Louis Roederer Cristal 2008 (Foto con estuche)
Botella y estuche de Louis Roederer Cristal 2008

Las temperaturas inusualmente frescas durante el verano dejaron huella en la cosecha, aportándole una notable frescura intensa y salina. El carácter único de Cristal 2008 nació de una armonía con su terroir, gracias al meticuloso y dedicado trabajo de los viticultores de la Maison. Los excepcionales suelos calcáreos en los orígenes de este champagne han contribuido en gran medida a la textura, precisión y frescura de esta añada, que se encuentra entre las mejores y más puras junto con las históricas de 1988 y 1996.

De este modo nació el champagne Cristal de Louis Roederer, una Cuvée de prestigio que sólo se elabora en los años en que las cosechas son excepcionales y que se presenta en una botella cuyo aspecto se ha mantenido casi intacto desde hace más de un siglo, convertida hoy en un ícono universal de la exclusividad, el refinamiento y el buen gusto.

photo by Leif Carlsson
Monsieur Frédéric Rouzaud en sus viñedos. ©Leif Carlsson

En palabras de Fréderic Rouzaud, Propietario de Louis Roederer: “Cristal 2008 es profundo, intenso y magistral. Es la verdadera quintaesencia de los suelos calcáreos, dando una impresión de plenitud y de tensión delicada. La energía de este vino espumoso se ve calmada gracias a una crianza particularmente larga en botella, tras disfrutar de 10 años de crianza al momento de su salida al mercado”.

Más información:

http://www.champagne-roederer.com/en/flash.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *