6580143909d921a6652c16aca671bfa0

Esta Semana Santa, ¡escápate a Castelo de Vide!

Con un interesantísimo legado histórico-cultural, Castelo de Vide es uno de los pueblos más auténticos en los que vivir esta fiesta. A un paso de España, el Alentejo ofrece a sus visitantes la posibilidad de disfrutar de una Semana Santa envuelta en tradición.

Panorámica del Castillo de Vide

Pocos sitios hay en el Alentejo tan auténticos como Castelo de Vide, uno de los pueblos con más encanto de Portugal, gracias, en parte, a su interesantísimo legado histórico y cultural. De hecho, una de las mejores épocas para visitarlo en Semana Santa, cuando las prácticas católicas y los elementos de la cultura judía, testimonios del pasado de la región, se funden en un evento sin precedentes.

Las celebraciones de Semana Santa se dividen en dos etapas: la primera abarca desde el Domingo de Ramos hasta el Viernes Santo, y la segunda, desde la noche del viernes hasta el lunes siguiente, cuando las influencias judías toman un peso mucho más relevante (muchos de los rituales se mantienen vivos desde hace siglos, aunque para la mayor parte de los practicantes han perdido el sentido religioso inicial). Algunos de los actos principales que el visitante no puede perder de vista son la bendición de los ramos y la procesión de los Pasos del Señor, ambas el Domingo de Ramos; la misa de la Cena del Señor, con el ofertorio solemne del vino, la cera y el trigo para la celebración de la Santa Misa durante todo el año, el Jueves Santo; y la celebración de la Pasión del Señor, con la Adoración de la Santa Cruz y la distribución de la Sagrada Comunión y, al final de la tarde, la Procesión del Entierro del Señor, el Viernes Santo.

Calle de Castelo de Vide

El Sábado de Aleluya, por su parte, es interesante asistir a la tradicional Bendición de los Corderos, un evento público que reúne en el centro del pueblo a decenas de pastores con sus rebaños, a los que se bendice para posteriormente ser vendidos. Ese mismo día los animales comprados se sacrifican según las prácticas judías, antes de que caiga el sol, según se describe en las Escrituras. Después, los animales se exponen en las puertas de las casas y las pieles se limpian y se venden a los artesanos locales, tras disfrutar del menú de Pascua, que pone fin al ayuno de Cuaresma.

Portal de iglesia en Castelo de Vide

El sábado por la noche, además de la Vigilia de Pascua con la Bendición del Fuego Nuevo y del Agua Bautismal, y del anuncio de la Resurrección del Señor, tienen lugar dos tradiciones dignas de ser vistas: el Kippour, una reminiscencia de la fiesta judía del Gran Perdón; y el Cortejo del Aleluya, uno de los momentos más impresionantes de toda la fiesta de Semana Santa en el Alentejo, pues todos los presentes acompañan a la banda filarmónica tocando todo tipo de campanillas.

Colorida construcción en Castelo de Vide

El Domingo de Resurrección se inicia con la procesión de la Resurrección, que recorre el pueblo con una presencia y jerarquía preestablecida, de las diversas asociaciones e instituciones locales y con la representación de algunos de los gremios comerciales más antiguos (zapateros, carpinteros, herreros…). La misa Solemne, por la noche, en la iglesia principal antecede a la de  la mañana en la de la Señora de la Luz, que anuncia el día de fiesta local en Castelo de Vide: la fiesta de Nuestra Señora de la Luz. Después, la banda del pueblo recorre las calles invitando a la población a que les acompañe en la posterior celebración, donde se instalan chiringuitos y se realiza una venta de ramos y una subasta.

Más información: www.visitalentejo.pt/es/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *