Foap-kenneth.spaberg-Oslo-3207904_800

OSLO: revolución de la arquitectura

Como ninguna otra ciudad, la capital noruega mantiene su imparable ritmo hacia la carrera que la convertirá en el mayor referente europeo en cuanto a arquitectura y sostenibilidad. Oslo, además, será la primera ciudad del continente sin tráfico en el centro y, en 2019, ostentará el título de Capital Verde Europea.

Texto: Redacción ALTUM
Fotos: VisitNorway      Vídeo: Herrerosarquitectos

oslo-skyline
Dibujo artístico del skyline de Oslo

En Noruega, como en ningún otro lado del mundo, turismo y sostenibilidad van de la mano. La protagonista indiscutible de esta nación es la naturaleza, que protegida por gobernantes y ciudadanos se ha librado de la masificación y de la injustificable explotación de su patrimonio paisajístico; adicionalmente, este país escandinavo ha sido el primero a nivel mundial en implantar un sistema que otorga certificados medioambientales a sus propios destinos.

Las etiquetas Green Travel y Ecotourism Norway avalan el cumplimiento de la estricta normativa sobre contaminación, reciclaje, o uso de energía y agua, y en parte son las responsables de que cada vez más viajeros opten por sumarse al espectro del turismo ecológico.

Un dúo inseparable

En Oslo arquitectura y sostenibilidad van de la mano, son una pareja indisoluble. Aquí se vive una revolución arquitectónica imparable que empezaba hacia el año 2002 con la construcción de la Opera de Oslo, un grandioso edificio  ideado por Craig Dykers que regeneró el tejido urbano de la ciudad volviéndola a conectar con su frente marítimo. Esta joya de la arquitectura recibió en 2009 el premio Mies Van der Rohe”  y es el centro cultural más grande construido en los últimos 700 años en Noruega.

Edificio de La Opera, Oslo. ©Visit Oslo

Desde entonces el aburrimiento arquitectónico no existe y diversos proyectos de desarrollo urbanístico han transformado la ciudad en una metrópoli moderna con tecnología de última generación.

Urbanismo escandinavo contemporáneo

Oslo presume de cuatro nuevos barrios. Todos se han proyectado con ideas actuales en arquitectura y son rincones perfectos en la capital para descubrir el urbanismo escandinavo contemporáneo:

El nuevo barrio Tjuvholmen, ubicado al lado del fiordo de Oslo, es objeto tanto de elogios como de críticas por su exclusividad. Se caracteriza por la diversidad arquitectónica y los lugares al aire libre. Alberga también galerías de arte, incluido el Museo Astrup Fearnley.

Oslo-2-14-1038788_800
Café Renzo, Museo Astrup Fearnley, Oslo.©CH-Visitnorway

Vulkan, construido al lado del río Akerselva, es el precursor de un desarrollo urbanístico sostenible.

Barcode, el nombre por el que se conoce el skyline nuevo de Oslo, se caracteriza por interesantes detalles y contrastes arquitectónicos.

Foap-oygunnen-Oslo-3234152_800
Panorámica del barrio de Barcode, Oslo. @oygunnen/Foap/Visitnorway.com

Por su parte, Sørenga, con sus pulmones verdes y sus actividades acuáticas, es el lugar ideal para el ocio.

-J3A0369-4717935_800
Arquitectura del barrio de Sørenga, Oslo. ©VISITOSLO/Didrick Stenersen

El paseo nuevo del puerto de Oslo combina vistas, historia, arte, arquitectura, e incluso, algo de aventura.

El skyline de Oslo sigue nutriéndose de modernos componentes y nuevas construcciones encaminadas a engrosar el acervo arquitectónico de esta ciudad que se empeña con ímpetu en convertir  todos sus componentes en “más verdes”: transporte público, integración social, biodiversidad o salud ciudadana. Así será la Oslo del futuro:

Un nuevo hogar para “El Grito”

El ícono arquitectónico de Oslo, la Ópera en el fiordo, tendrá una seria competencia: El nuevo museo Munch diseñado por el arquitecto español Juan Herreros y donde se albergará el famoso cuadro ‘El Grito’

En 2019, el Museo Munch abrirá su nuevo edificio en el centro de Oslo, en la recientemente desarrollada área portuaria de Bjørvika, junto a la Ópera y la nueva Biblioteca Pública de Oslo.

En mayo de 2013 el arquitecto español Juan Herreros fue el escogido para diseñar el nuevo museo, que permitirá ampliar en gran medida el alcance y las posibilidades de exposición ya que los espacios del edificio serán cinco veces más grandes que el museo en la actualidad.

El nuevo edificio será una pieza vertical donde a través de un recorrido ascendente, los visitantes descubrirán la historia de la ciudad. La visita comienza al nivel de la ciudad con los orígenes de Oslo y asciende a lo que fue capital en el siglo XVIII, el Oslo industrial del XIX y el de la II Guerra Mundial. Finalmente, el nuevo museo de Munch concluirá con el actual diálogo con la naturaleza y, sobre todo, con la sensibilidad medioambiental del presente.

El Acuario de Oslo

En 2023 se abrirá en Oslo el acuario más grande del norte de Europa. Un acuario espectacular en los terrenos del antiguo aeropuerto de Fornebu, con una superficie de más de 10.000 metros cuadrados y una capacidad de piscina de más de siete millones de litros de agua.

Nuevo Acuario
Acuario de Oslo. ©Redacción ALTUM

Dos formas suavemente onduladas rodearán el acuario real y se elevarán ligeramente antes de deslizarse en el agua y sumergirse. Además, habrá una gran variedad de actividades acuáticas en la zona, incluyendo clubes de botes y surf, una nueva playa urbana, restaurantes y bares, tiendas y oficinas y una terminal de hidroaviones.

Con la apertura del acuario llegará también una nueva conexión de metro al centro de la ciudad, así como una nueva conexión de ferry al paseo marítimo central de Oslo.

Entre libros

Muy cerca de la nueva casa de Edvard Munch, se ubicará también la sucursal principal de la biblioteca pública de Oslo. En 2018 se inaugurará una biblioteca moderna y dinámica que contendrá tanto las extensas colecciones de libros de Deichman como una sala de cine, talleres, zonas de juegos, salones y un restaurante, entre otras cosas.

Nueva Biblioteca
Biblioteca Pública de Oslo próxima a inaugurarse. ©Visitnorway

La arquitectura de la biblioteca está estrechamente ligada a su papel como espacio público. La parte superior voladiza anuncia su presencia a los visitantes que llegan desde el centro de Oslo y la estación central, mientras que los cortes de la fachada marcan las entradas al edificio, pudiendo acceder desde el este, el oeste y el sur. Además, los ejes de las diagonales que atraviesan el edificio conectando los espacios interiores con la calle y el cercano edificio de la Ópera.

Un espacio para toda la cultura

Dentro de dos años se finalizará el edificio del Museo Nacional de Noruega. Hasta él se trasladarán las colecciones que actualmente se encuentran en varios centros de Oslo, la Galería Nacional, el Museo de Arte Contemporáneo y Museo de Artes Aplicadas. A partir de 2020, se podrán contemplar en un único lugar diseños, trabajos y arte visual con siglos de antigüedad.

Un espacio para toda la cultura
Nuevo Museo Nacional de Noruega. ©Redacción ALTUM

El proyecto destaca la dignidad y la longevidad del edificio sobre la arquitectura sensacionalista. El museo ha sido diseñado para que sea sólido y duradero, y encaje en el entorno y los monumentos ya existentes en la zona, como la fortaleza de Akershus o el Ayuntamiento de Oslo.

Más información: www.visitnorway.es

Un comentario sobre “OSLO: revolución de la arquitectura”

  1. Gracias por este artículo tan interesante. Oslo es una ciudad donde se respira, no sólo por su verdor, sus limpias aguas o su aire puro, sino por su moderna arquitectura que no impide que sea el ciudadano el que se proyecte en su justa medida.
    Hay que visitar Oslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *