39929141955_e538df7815_b

Albacete

Hay lugares que por una u otra razón nunca son protagonistas, ciudades que no son las más bellas, calles que no son las más famosas, y edificios que no son los más altos. La ciudad de Albacete comienza a estar en el mapa turístico de España puesto que más allá de su famosa industria de cuchillería, los encantos de esta desconocida dama castellano manchega empiezan a salir de la sepultura que le han impuesto tantos y tan odiosos tópicos.

 Texto y fotos: Redacción ALTUM

Sobrepasando los tópicos de una “zagala”

Caminando por la calle Ancha de Albacete en plena Feria, oigo de repente una voz femenina y potente, pero ronca, que exclama: ¡Yeeee, hermooooso!  Supuse que era un saludo, y antes de girarme para ver quién o a quién saludaba la señora, ésta soltó un emocionado ¡¡¡Ande vas?!!! Sin embargo, por el tono mismo, me fue imposible saber si se trataba de una pregunta o de una exclamación ante alguna situación por mí desconocida. Sigo sin saberlo, y he deducido tras conversar con varios amigos manchegos, que se trata de un saludo de esta zona, una forma de trato social muy “limpica, limpica” como dirían ellos mismos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Estatua homenaje al Cuchillero en la Plaza del Ayuntamiento de Albacete

La Mancha, como en este caso del desconocido trato interpersonal del que fui testigo, guarda muchos secretos, y a veces creo que ésto, en parte, obedece al desconocimiento que nosotros mismos tenemos del interior de nuestro país, además del gran auge que el turismo ha dado a los destinos de costa y de playas que nos ha hecho enfocar en gran medida nuestros deseos viajeros hacia estas zonas olvidando así las venas del interior de España.

Clichés que eclipsan

No es cierto ese tópico que reza “en Albacete no hay nada”, ni tampoco aquel de “es un pueblo”, ni mucho menos “está en Murcia”…  Qué gran daño hemos hecho a esta ciudad con esa famosa frase que todos alguna vez hemos pronunciado: “Albacete, caga y vete” precisamente porque es necesario sobrepasar los odiosos tópicos que a esta pobre manchega le han caído, los lectores han de saber que a Albacete sí vienen turistas extranjeros, y aunque no sean aún los deseados, son más de los que pensamos. No somos culpables por desconocer los encantos y fortunas de la ciudad, pero sí nos equivocamos cuando los tópicos imperantes predominan en nuestras cabezas eclipsando la realidad.

La llamada “Nueva York” de La Mancha

Antes de adentrarme en las entrañas de Albacete creí por un momento que iba a ser verdad aquello que afirma que “la belleza está por dentro”, y lo cierto es que no es el caso de esta ciudad, hay mucho que admirar más allá de sus interiores, los que tampoco desmerecen… las cosas como son.

NOES-modernista7
Fachada modernista de un imponente edificio en Albacete

Creo que todo radica en cómo se miran las cosas. De hecho, a principios del s. XX el gran Azorín bautizó a esta “zagala” -esa palabra que tanto gusta a los castellanos- como el “Nueva York de La Mancha” por tratarse de una ciudad moderna, llena de industria, y con unos cuantos edificios altos que él podía contemplar desde el tren en sus continuos viajes a Levante.

Cy6hWIoWQAAMsOB
Parque Abelardo Sánchez en otoño

Los albaceteños afirman hoy en día, con cierta sorna, que ciertamente las similitudes con Nueva York se mantienen, y si del otro lado del Atlántico tienen la Quinta Avenida, ellos tienen la Calle Ancha; si allí hay un Central Park, aquí existe el parque Abelardo Sánchez, y para rizar el rizo, si en la ciudad que no duerme hay un Tiffany, Albacete cuenta con su emblemática joyería Mompó.

Entre líneas curvas, asimetrías, y legado mudéjar

Hay calles que evidencian el peso de la historia. Para contemplar algo único basta con darse un paseo por la calle Ancha, en ella y a lo largo de sus seiscientos metros resplandecen los edificios modernistas, claros, imponentes y con caprichosas formas que erigieron grandes familias valencias y catalanas al mudarse a esta ciudad.

Foto A
@Santiago López Castor

Antiguamente por ella corría una acequia de agua, y sin ser muy ancha en la actualidad, su nombre viene de la época en que fue construida pues así se le conocía por el tamaño que presentaba en comparación con las demás. Es, por decirlo de alguna manera, la “Milla de Oro” de Albacete; tristemente, y por diferentes razones, muchos de los edificios de pompa que sobre ella se erigían han sido demolidos aunque algunos aún se conservan.

Foto B
@Casto Peinado

El Gran Hotel, construido en 1915 es uno de ellos; el Colegio Notarial del arquitecto Julio Carrilero, es otro. Si  prestamos atención a las fachadas nos encontramos “El Casino” un edificio modernista de 1927 que es toda una institución histórica y que “finge” la antesala de un teatro decimonónico; no podemos olvidarnos del edificio Bancaja o el del BBVA, la casa Juan López o el chalet Fontecha. Destaca también el llamado Montecasino el que, en sus tres plantas, combina estilos influyentes de los primeros años del s. XX, algo que se conoció como “eclecticismo barroquizante”.

dsc_0452-large
Fachada del Gran Hotel de Albacete

Otros edificios de especial interés son La Casa Perón, un palacete rococó del siglo XVIII; la Posada del Rosario construida en el s. XVI, y el Pasaje Lodares, que entre las calles Mayor y del Tinte, es una de las pocas galerías cubiertas que se conservan actualmente en España. Su imponente techo de hierro y cristal se levanta sobre una colección de columnas y balaustres de tradición renacentista, como dictaban los cánones del s. XIX .

PASAJE-LODARES-copia
Pasaje Lodares, una de las pocas galerías comerciales cubiertas que quedan en España.

Por su parte la espectacular cúpula azul del edificio  “Casa de Cabot Jubany” se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad.

97801_casa_cabot_de_albacete
La emblemática cúpula azul de la Casa Cabot

La conocen los entendidos como “La Chata” y la influencia mudéjar se nota especialmente en sus torretas y la puerta principal con un arco en forma de herradura, hablamos de la Plaza de Toros de Albacete en donde se celebra una de las ferias taurinas más importantes de este país.

ALBACETE
Plaza de toros de Albacete conocida como “La Chata”

De todos y para todos

Así es la feria de Albacete. Un evento en  que cada año, entre el 7 y el 17 de septiembre, se dan cita tradiciones, gastronomía, artesanía, atracciones mecánicas y miles de visitantes e importantes carteles en sus corridas de toros.

Presentado el cartel de la Feria de Albacete 2018
Cartel de la Feria de Albacete 2018

Ha sido declarada de Interés Turístico Internacional y se celebra al menos  -según datos históricos- desde el año 1200; serían los Reyes Católicos quienes reconocieran estas fiestas, pero fue realmente Felipe V, en plena guerra de sucesión, quien otorgara a la ciudad el privilegio de realizar una feria franca anual de cuatro días. Actualmente son 10 días de celebraciones que tienen lugar en el Recinto Ferial, conocido popularmente como La Sartén o Los Redondeles, por los anillos concéntricos en los que se ubican los puestos comerciales.

feria-de-albacete-noria
La Noria más alta de España en la Feria de Albacete 2018

Esta festividad, además de ser una explosión de colores y sonidos, de verbenas y encuentros gastronómicos, de deporte, de conciertos y actuaciones, es además la mayor manifestación social y la que marca el ritmo de esta ciudad. Es toda una referencia para la proyección turística de la región tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. El público nacional representa el 70% de los asistentes, mientras que 30% son extranjeros, básicamente estadounidenses y latinoamericanos.

Sin duda, la Feria de Albacete es ese momento en que todo sucede en esta localidad que los árabes llamaron Al-Basit.

Seducidos por los Miguelitos

Hojaldre y crema pastelera, y un poco de azúcar glasé espolvoreado por encima son los ingredientes que llevan los Miguelitos, esos pastelitos que desde hace años se han convertido en uno de los dulces y postres más típicos de Castilla-La Mancha, y de los que anualmente se venden 7 millones de unidades, seguramente gran parte de ellos durante los días de La Feria de Albacete…

IMG_2167
Miguelitos, pasteles típicos de la zona

Corrían los años 60 cuando un pastelero del municipio de La Roda, llamado Miguel Blanco, elaboró esta receta que dio a probar a su amigo Miguel Ramírez. Miguel acudía diariamente en busca del pastel y tras varias semanas se le ocurrió preguntarle a Manuel por el nombre del dichoso pastel, la respuesta fue: “pues, mira, como tú, MIGUELITO”. En la actualidad existen varias versiones de estos ricos dulces como la de chocolate, chocolate blanco, o el centenario (hojaldre frito), pero el original es el de crema.

Cuchillo que no corta, si se pierde poco importa

La historia de esta ciudad, la más poblada de Castilla La Mancha, no es entendible sin su industria más emblemática, la cuchillería; y es que el nombre de Albacete ha sido, es, y será forjado a golpe de martillo por artesanos industriales.

NAVAJAS-1024x576
Cuchillos de Albacete, una industría de gran proyección

Los llamados “cuchilleros” han sido aquellos hombres de chaqueta, pantalones anchos y gorra que, con su voz, han recorrido calles y plazas pregonando a los cuatro vientos ese saber cuchillero albaceteño al grito de: “navajas”, “cuchillos”, “llaveros”…

VENDEDORES1930
Antiguos cuchilleros de Albacete.

Para homenajear a todos los trabajadores de este sector hace 20 años se inauguraba el Monumento al Cuchillero, una estatua en bronce que se ubicó en la Plaza del Altozano o del Ayuntamiento, y que a título de agradecimiento leemos a sus pies la frase “Albacete a sus cuchilleros”.

MUSEO-DE-LA-CUCHILLERIA
Casa del Hortelano, donde en la actualidad se encuentra el Único Museo de la Cuhillería que hay en España

Como no puede ser de otra forma, Albacete cuenta con su propio Museo de la Cuchillería ubicado en la llamada Casa del Hortelano, un edificio de ecléctica fachada gótica con azulejos verdes que se encuentra justo en frente de la Catedral.

La Catedral de Albacete

La Catedral de San Juan es el edificio religioso más importante de la ciudad y se construyó sobre un templo mudéjar a lo largo de más de cuatro siglos, tiene rasgos barrocos y góticos. En su interior se encuentra la Virgen de los Llanos, patrona de la ciudad.

FOTO C
Lateral de la Catedral de Albacete. ©Francisco García Ríos

Si hay un elemento que destaca del interior son las pinturas murales de Casimiro Escribá, una serie de seis óleos que cubren una superficie de aproximadamente 1.000 metros, siendo la mayor obra pictórica del mundo hecha por el mismo autor.

Más información: www.albacete.es/es/turismo

                                   www.turismocastillalamancha.es/