Foto A14

Hotel Heritage Madrid: para una selecta élite

Madrid, España

“Heritage” es el nuevo hotel de lujo que se suma a la exclusiva lista de los 5 estrellas de Madrid. Su estilo clásico contemporáneo y una gastronomía de autor aportan el sello diferencial a un establecimiento destinado a estar entre los mejores de España.

Texto y fotos: Redacción ALTUM

Carlos III modernizó Madrid construyendo paseos, ejecutando trabajos de saneamiento, y dotando a la capital de iluminación pública. La Puerta de Alcalá, el Museo del Prado -originalmente concebido como Museo de Ciencias- y el Jardín Botánico o representativos edificios para la administración pública, datan de su época además de muchos más aportes como la organización del correo como servicio público, o la construcción radial de una red de carreteras que cubrían todo el territorio español convergiendo sobre la capital.

Foto A4

Y es precisamente un magnífico lienzo del monarca perteneciente a la primera época del pintor checo alemán Mengs, el que nos ofrece su saludo cuando entramos al lobby de este elegante hotel, y que interpretamos no solamente como un homenaje e inspiración a la villa de Madrid, sino como un gesto de agradecimiento que reivindica el patrimonio artístico y cultural del que goza la capital de España.

Más allá de las tendencias

Los viajes y la industria del turismo experimentan al igual que muchos otros sectores cambios permanentes en aras de poder satisfacer las necesidades de los clientes.

Foto A8

En ese orden de ideas es visiblemente claro que la renovación y las nuevas tecnologías se imponen con fuerza en el sector hotelero de la misma manera que lo hacen las experiencias locales. Sin embargo, aunque las tendencias en decoración del gremio han venido inclinándose en los últimos tiempos hacia soluciones creativas que van desde replantear las configuraciones de las habitaciones hasta convertir el hotel en un destino en sí mismo, la decoración del Heritage Madrid Hotel, que ha corrido a cargo del prestigioso interiorista Lorenzo Castillo -premio AD al mejor decorador 2014-, dota al hotel de un carácter urbano, cosmopolita y eminentemente atemporal huyendo de las tendencias efímeras.

Fresco y ecléctico

La zona de Retiro cuenta con el Parque que lleva su nombre y sin lugar a dudas es una de los espacios más frecuentados de la capital al margen de ser el auténtico pulmón de Madrid.

Foto A18

Próximo a él se encuentra el Barrio de Salamanca, la más clara muestra de lo que fue el llamado ensanche decimonónico de la ciudad y, hoy por hoy, una de las más elegantes y exclusivas áreas. Es justamente aquí, en plena calle Diego de León esquina con Príncipe de Vergara, donde se halla el emblemático edificio del Heritage Madrid Hotel que, construido a principios del s. XX, se encuentra protegido por la “Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural” por poseer elementos arquitectónicos especiales que le confieren una singularidad única.

Foto A3

Ahora que a Madrid se la ha ido su emblemático Hotel Ritz, y que parece que vivimos una especie de versión castiza del lujo con tanto hotel boutique o de 5 estrellas que llega a nuestra ciudad como si nos acaeciera un “luxury and hospitality boom”, tenemos la sensación que a lo largo de la gestación de este proyecto, más allá de su hermandad con el Hotel Orfila -único Relais & Chauteaux de Madrid-, la historia y esencia de la ciudad han estado presentes, intentando dejar claro que tras el debut del Heritage Madrid Hotel, la capital española tiene un antes y un después en su historia hotelera.

Foto A19

Nosotros fácilmente detectamos unos aires de madrileñismo que armoniosamente se entremezclan con materiales nobles como las maderas lacadas, los mármoles policromados y variados y coloridos tejidos. La colección de antigüedades y obras de arte europeas de los siglos XVIII y XIX están siempre presentes junto a grandes bancadas de terciopelo, cortinas bordadas con pasamanería, y unos papeles de pared pintados a mano según antiguos cánones franceses.

Foto A13

Los aires frescos y eclécticos del nuevo hotel madrileño están conquistando el gusto de una élite que entiende mucho de servicio y de exclusividad, consiguiendo desde su corta andadura que ya sea todo en emblema del lujo más castizo.

Un siete estrellas

Este cinco estrellas ha sabido incorporar la excelencia gastronómica en el conjunto de experiencias de los huéspedes con una estrategia que parece tener el éxito garantizado.

El restaurante Haroma, está comandado por uno de los chefs más notables de nuestro país como es el premiado Mario Sandoval que con sus dos estrellas Michelin actúa como chef ejecutivo del lugar.

Foto A22

Sabemos bien que cocinar se ha convertido en un arte y, todo un artista en el tema como es Sandoval, ha diseñado la carta de Haroma. Las recetas y la puesta en escena de los platos son ejecutadas por expertos chefs instruidos y educados por él, consiguiendo de esta manera que el restaurante se convierta en un destino en sí mismo, donde la creatividad culinaria se ha impulsado a nuevas alturas: se han recuperado sabores tradicionales con las técnicas más vanguardistas; la importancia de la calidad del producto prima en unos sofisticados platos provenientes del respeto por los sabores; y la presentación de los mismos está embargada de una sutileza que elegantiza aún más el contenido de la carta.

Mario Sandoval retrato01

Por su parte el concepto decorativo de Lorenzo Castillo deja un espacio con grandes ventanales donde los límites entre el interior y el exterior son difusos mientras que las telas, los papeles, y las vajillas, van a juego en ambiente cálido, pleno de luz  y muy acorde con lo que muchos entienden como el más acertado concepto clásico contemporáneo. Así, nos encontramos ante las cinco estrellas del hotel y las dos de Mario Sandoval, un sublime conjunto que suma la nada despreciable suma de siete galardones.

“Morir, dormir. ¿Dormir? Tal vez soñar”

No encontramos mejor título para hablar de las habitaciones del Heritage Madrid Hotel que esa célebre frase pronunciada por Shakespeare: “Morir, dormir. ¿Dormir? Tal vez soñar”. Las 46 habitaciones están pensadas para la absoluta comodidad del huésped, así, dobles, junior suites, superiores, suites deluxe e incluso una adaptada para personas con movilidad reducida componen una oferta a la altura del establecimiento que va más allá de los sueños.

Foto A17

La domótica es protagonista y dota a las habitaciones de diferentes beneficios como el control de la climatización; marchando con las tendencias que se propagan, los baños de los cuartos ya no se perciben como salas auxiliares o espacios que se minimizan, las bañeras con hidromasaje hacen que el baño tenga características de spa, toda una apuesta en consonancia con el lujo, el espacio, y la relajación que espera encontrar el viajero contemporáneo.

Foto A2

Adicionalmente los ammenities de baño y tocador son de la casa italiana Etro, igual que en los baños de su hermano mayor, el Hotel Orfila.

Para “gatos” y no tan “gatos”

Más de un lector se habrá preguntado ¿porqué a los madrileños se les llama gatos? Parece ser que la fortificación que construyera allá por el año 852 Muhammad I, compuesta de una gran muralla que rodeaba el valle del Manzanares y la Sierra de Guadarrama, y que llamándose Mayrit fue tomada posteriormente por las tropas de Alfonso VI. El primer soldado en escalar la muralla de 12 metros de altura, lo hizo con tal destreza que el monarca exclamó: “parece un gato”. Así el soldado, su familia, y sus descendientes nacidos aquí, fueron para siempre “gatos”.

Foto A12

No hace falta ser ni madrileño ni huésped del hotel para disfrutar de la terraza de su séptima planta con vistas de Madrid en compañía de un delicioso cóctel y rodeado de plantas trepadoras, pequeños magnolios, flores frescas y fuentes francesas del siglo XIX que acompañan con el agradable sonido del agua.

Otros espacios

Entre el restaurante y el hall existe un patio cubierto que hace las veces de espacio polivalente ideal para tomar una copa o un café tranquilamente y lejos del mundanal ruido en un ambiente de clara inspiración tropical.

Foto A27

Por su parte el rincón secreto del Hotel Heritage es su azotea donde existen tumbonas, ducha solárium, servicio de bar y zona chill-out, un lugar para ver Madrid sin ser vistos.

Más información: www.heritagemadridhotel.com