Captura de pantalla 2019-10-07 a las 19.51.17

MY WAY: el glamour canalla de los años 50

Madrid, España

El que fuera el impulsor del Mercado de San Ildefonso, Juan Carlos Sabido, y su hija Beatriz han creado este novedoso concepto de restaurante en la décima planta de Gran Vía 42 que trae a Madrid un formato inédito: un menú degustación a 35 € y con opciones para compartir que cambia cada 10 días y que se nutre en su mayoría de vegetales de temporada y de procedencia ecológica creados por el chef Joaquín Felipe.

Texto y fotos: Redacción ALTUM

Destinado a convertirse en un lugar de peregrinaje y encuentro para foodies a un precio asequible es, como su nombre lo indica, “a la manera” de Juan Carlos Sabido y su hija Beatriz. Él fue el hacedor del proyecto del Mercado de San Ildefonso en 2014 fue una propuesta inspirada en sus viajes a partir de sus propias experiencias sensoriales que nació, como bien sabemos, para romper moldes a partir de su estética industrial y ese aspecto deliberadamente desvencijado, tan habitual hoy como poco visto entonces.

MyWay_sala

Con él se inauguraba un nuevo concepto de ocio y restauración, con puestos dedicados a un único producto y distribuídos en torno a un espacio central pensado para el disfrute, la charla y la interrelación. Ni él ni su hija se consideran hosteleros sino una especie de creadores de conceptos gastronómicos distintos y divertidos, que hacen lo que hacen sin afán de lucro sino porque les gusta.

Captura de pantalla 2019-10-07 a las 20.24.50

Con ese mismo espíritu innovador y con la curiosidad que los caracteriza –siempre están alerta ante los fenómenos sociales– abre ahora My Way, un restaurante para el que han contado con el talento del cocinero Joaquín Felipe como director y jefe de cocina y con el buen gusto de Germán Álvarez y José Manuel Fernández, del estudio Cuarto Interior.

Las mejores vistas de Madrid

En My Way todo es diferente, empezando por su ubicación, casi clandestina, en la décima planta de Gran Vía 42, frente a Callao. «Si no vas ex profeso pasa desaparecido», por lo que está llamado a ser un “restaurante de destino” al estilo de los locales de moda que esconden los rascacielos de Hong Kong o Nueva York.

My Way (4)

Con semejante altura no es de extrañar que My Way tenga la que probablemente sea la mejor panorámica de Madrid: tanto del sur, con sus tejados castizos, las cúpulas de los viejos edificios y las zonas verdes, como del norte, con las torres que dibujan la modernidad y la sierra como telón de fondo.

Menú único creativo y rotativo

Pero por encima de sus imponentes vistas sobresale su propuesta culinaria, tan fresca, dinámica y desenfadada como gourmand. De ella se ocupa el cocinero madrileño Joaquín Felipe, profesional con más de 20 años de experiencia en establecimientos como el Hotel Urban y el Hotel Villarreal quien asegura haberse reinventado en My Way «desarrollando una cocina totalmente distinta a la que he hecho hasta ahora» y en la que, por primera vez, se ha sentido absolutamente libre de las directrices del empresario.

MyWay_sala7

Esta está basada en el estudio de diversos recetarios actuales y antiguos, en las cocinas que más le han fascinado en sus viajes por el mundo y en una labor creativa sin parangón que le permite elaborar cada diez días un menú gastronómico distinto, en el que no faltan ni la técnica ni un producto de primera –siempre nacional, de temporada y de procedencia ecológica o, en cualquier caso, lo más sostenible posible– pero a un precio económico.

Completan la propuesta, una cuidada bodega con numerosas opciones para pedir vinos por copas, una buena selección de cócteles clásicos y una carta de picoteo con jamón ibérico, ostras, queso, anchoas y mojama para disfrutar en la zona de barra o en su espectacular terraza.

MyWay_sala4

El menú se sirve de lunes a domingo en horario nocturno (My Way solo abre por la tarde-noche, salvo los fines de semana, que también abre a mediodía), a partir de las 19:30 h y está dirigido al público foodie, cosmopolita y viajado tanto nacional como internacional.

 «Queremos despertar la curiosidad de la gente, que puedan probar cosas nuevas cada vez que vengan y que se deje llevar sin tener que complicarse la vida ni perder el tiempo eligiendo ante una carta infinita»

Captura de pantalla 2019-10-07 a las 19.50.53

 Entre sus ocho pases (dos de ellos postres) habrá siempre unas primeras propuestas donde lo vegetal cobrará protagonismo, a continuación, les tocará el turno a las proteínas y todo girará en torno a productos de temporada (ahora trabaja las setas, las acelgas, la calabaza, la chirivía, el bonito y la caballa) del mejor origen y calidad posible.

Almuerzo “de labrador” y carta de barra

Los fines de semana a mediodía My Way propone un ploughman’s lunch, un almuerzo campero temprano (se puede tomar a partir de las 12:00 horas), típico de los pubs ingleses y basado en la comida que tomaban los labradores. A diferencia del brunch, en este “almuerzo campero”, los platos salados se sirven primero y los dulces después.

Captura de pantalla 2019-10-07 a las 19.50.19

En My Way, el almuerzo comienza con panes artesanos con AOVE y sal marina ecológica, ensalada de huerta, piccalilli de verduras naturales encurtidas, tortilla de patata, arenque marinado, salmón ahumado y corned beef con papas y mojo gomero. A continuación se sirven una selección de quesos artesanos con membrillo y frutos secos, yogourt de cabra natural ecológico y fruta de temporada.

Completan la propuesta, una cuidada bodega con numerosas opciones para pedir vinos por copas, una buena selección de cócteles clásicos y una carta de picoteo con jamón ibérico, ostras, queso, anchoas y mojama para disfrutar en la zona de barra o en su espectacular terraza.

Inspiración años 50

La estética, el ambiente y la oferta de My Way están inspirados en el «glamour canalla» que se respiraba en Madrid en los años 50. «Tras el horror de la guerra y las penurias pasadas en la posguerra», explica Juan Carlos, «en esta época empiezan a resurgir el ánimo y el espíritu festivo. La gente tiende a relativizar, a despreocuparse y a disfrutar del momento –carpe diem–. Al mismo tiempo, aumenta el gasto y las cosas comienzan a ser más sofisticadas y refinadas.

MyWay_sala6

Es la década dorada de la coctelería y la Gran Vía se convierte en el epicentro del ocio y de las fiestas más gamberras, en las que celebridades como Ava Gardner, Sinatra o Hemingway se mezclan con gente de diferentes clases sociales». Ese eclecticismo, ese disfrutar cada uno a su manera, esa elegancia exclusiva pero no excluyente y el gran servicio al cliente de la hostelería de aquellos años es lo Juan Carlos ha querido recuperar con My Way, donde se dan cita la gastronomía, la coctelería clásica, el jazz, el soul y los blues y, sobre todo, la gente curiosa de todas las edades.

Una decoración singular

Esos años 50 y la propia ubicación del restaurante son el leitmotiv del interiorismo que lleva el sello del prestigioso estudio Cuarto Interior.

MyWay_sala5

«Nos hemos basado en la arquitectura racionalista de la Gran Vía, pero también en el carácter íntimo, acogedor y canalla de los clubs y las roof tops neoyorquinas a través de un espacio elegante y, al mismo tiempo, moderno y dinámico» en el que destacan las mesas, con una altura a medio camino entre la mesa alta y la baja, las lámparas y butacas de estilo art decó, la barra de estilo clásico y, muy especialmente, el gran mural de pan de oro que cubre una de las paredes, elaborado ad hoc y pintado a mano por la artista Begoña Robles.

Captura de pantalla 2019-10-07 a las 19.49.58

Las espectaculares vistas del skyline de Madrid desde My Way cobran especial protagonismo en la decoración gracias a las grandes cristaleras que dejan ver el paisaje a un lado y al otro del comedor, a los espejos de las paredes –que duplican las vistas dando sensación de estar rodeado de rascacielos– y a los techos recubiertos de materiales reflectantes que dan sensación de altura incluso donde no la hay. En la terraza destaca una gran lámina de agua negra sobre la cornisa crea un efecto de piscina infinita en la que se refleja el cielo de Madrid.

Más información: www.mywaymadrid.com