1 PORTADA

Sol de Invierno

Aranjuez (Madrid), España

La devoción por Polonia y por la música son parte de los hilos conductores de Sol de Invierno, una novela escrita por la fotoperiodista española Manena Munar en la que a través de una serie de personajes de ficción unidos por el inmenso espectro del amor nos adentra en la gris realidad de una sociedad en la que imperaba la censura. A lo largo de estas páginas su protagonista Anna Jakubowicz, una pianista que desea competir en el Concurso Internacional de Piano Federico Chopin y apoderada por la mágica energía de la música, despierta ante aquella verdadera Polonia, la misma que está lista a dar el paso para el cambio social.

Texto: Redacción ALTUM

La Polonia de los años 80 ocupó titulares en los medios día tras día en unos momentos en que su sociedad vivía una gris realidad y en los que imperaba la censura, las tropas ocupaban las calles, y las cárceles estaban llenas de miembros de la oposición política.

Es precisamente en los comienzos de esta década en la que se ambienta esta novela. La pianista Anna Jakubowicz es una mujer cauta y sensible cuyo sueño es participar en el Premio Internacional de Piano Frederick Chopin;  inmersa siempre en su propio mundo, se ve obligada a vivir una realidad distinta y ajena ante el momento político que vive su país cuando se gestaba ya el derrumbe de la Unión Soviética.

Fortaleza y música de fondo

Desde el inicio del libro sorprende el grado de conocimiento que la autora tiene de la sociedad polaca de la época, de sus gentes y de su cultura -no en vano vivió allí cuatro años-, y como extranjera acerca magistralmente al lector al estilo de vida de unos foráneos que también se enfrentan, aunque con algunos privilegios, al duro sistema comunista.

1 DN-dvVOXUAEtHqR.jpg large
Portada del libro Sol de Invierno. © Jorge A. Munar.

Es la época de las colas, de la escasez, del racionamiento; y aún así los personajes de “Sol de Invierno” son unos seres que ante el frío y mustio panorama que los embarga no están predispuestos para perder el sentido de lo humano, son hospitalarios y sonríen a la vida, pero ante todo, son amantes de la música. Al pasar cada página se intuye, sin problema alguno, que así debe ser el pueblo polaco en la realidad, quizás unido por la penuria, y culto y generoso. No resulta difícil imaginar que las mismas circunstancias del momento debieron generar situaciones y tesituras casi surrealistas.

La música, siempre presente, se reafirma como símbolo de identidad polaca en esta historia.

6 13518-MLV3233036246_102012-O
Fuente: Redacción ALTUM

Y el amor que pasea por esta prosa es de muchos tipos hasta el punto que el único amor que uno de los personajes profesa es precisamente hacia su piano. Por momentos la lectura está acompañada por Chopin o por Ignacy Jan Paderewski, uno de los músicos polacos más importantes de los siglos XIX y XX, quien además ejerció la diplomacia y la política, permitiendo que el lector se vaya envolviendo cadentemente en un mundo de notas y arpegios que hacen de la historia una bella sinfonía literaria.

chopin_daytRNA
Una de las estatuas más bellas de Chopin es la del parque Lazienki en Varsovia. © Rafal Olechowski/Shutterstock

A la largo de la narración se perciben unos personajes femeninos de mucha fortaleza, quizás por la misma complejidad histórica de una nación envuelta en varias guerras, una situación que ha supuesto  la partida de los hombres a los campos de batalla y su ausencia en unos hogares donde las mujeres forzosamente tenían que desenvolverse solas.

La fuerza y la estructura literaria del libro, en nuestro concepto, son sublimes desde el primer párrafo, casi decimonónicas.

“Nieve. Al abrir los postigos de las ventanas, el resplandor de la nieve recién caída, aún inmaculada, iluminó la habitación y el ánimo de Anna para poner en marcha un día más el tedioso engranaje de la cotidianidad.

Todos los inviernos nevaba, nada nuevo para ella, y sin embargo la imagen primera de la Ciudad Vieja cubierta de blanco no dejaba de asombrarla. Acababa de terminar noviembre, insípido y gris. A su paso había barrido las pocas hojas que quedaban en los árboles y que daban un pequeño toque de color. Después, el gris del cielo se confundiría con el del suelo y con el de los bloques que el auge socialista había levantado, poblando la ciudad de cemento, también gris.”

Un halo de esperanza

 El título “Sol de Invierno” supone un halo de esperanza ante la fragilidad de una nación en medio del gélido invierno polaco; como afirma la propia Manena Munar: “el sol lucha por brillar dentro de esa oscuridad.”

5 lech_walesa_2
Lech Walesa, líder del Sindicato Solidaridad. Fuente: Redacción ALTUM

El gran opositor fue el Sindicato Solidaridad liderado por Lech Walesa, el famoso sindicalista que fuera despedido de los astilleros de Gdansk, donde trabajaba como electricista, por haber participado en las huelgas de 1976. Él era la resistencia y era Polonia, aunque se diría realmente que “Solidaridad” más que una filosofía era el gran descontento popular. Curiosamente Jerzy, uno de los personajes masculinos de la novela también es electricista…

Ciertamente el Sindicato Solidaridad cambió la historia de Polonia, y la historia de este libro que tiene un escenario musical como es este país, no hubiese sido nunca tan lograda si su protagonista no fuera una pianista.

Mejor Novela Histórica

El pasado 17 de noviembre se celebraba la VIII edición de “Los Premios Atlantis. La Isla de las Letras” en Madrid.

3DQSl1ZEW0AEPTOW
Portada del libro “Sol de invierno”. ©Jorge A. Munar

El acto fue presentado por J.D. Álvarez, editor de Atlantis y Emilio Porta, vicesecretario de la Asociaciòn de Escritores y Artistas Españoles y autor de la editorial.

Manena Munar, con su libro “Sol de Invierno”, se alzaba con el premio a “Mejor Novela Histórica”.

Nota: El libro está disponible a la venta en www.amazon.com www.lacasadellibro.com y puede obtenerse para e-book en www.laventanademanena.es

 

Acerca de la autora:

Pequeñita
Manena Munar. ©Adam Cyfrowicz

Manena Munar trabaja como photojournalist freelance para diversos medios en el sector del turismo. Ha realizado varias exposiciones fotográficas. Vivió en Washington D.C., en Varsovia, y en Filipinas, donde escribió su primera novela titulada “Y Soplará el Amihan”, que versa sobre el país asiático en dos tiempos de su historia, y que fue presentada en España por la escritora Ana María Matute y en Manila por el Instituto Cervantes. A ésta le siguió un segundo libro que desarrolla una curiosa trama del mundo virtual situada entre Madrid y Hong Kong “Parece que va a abrir” y su última publicación “Sol de invierno”, sobre la Polonia de los años 80. La Oficina Nacional de Turismo de la República Checa le concedió el “Premio” por los reportajes periodísticos publicados en 2007; y Croatia National Tourist Board le otorgó en 2014 el galardón “Zlota Penkala – Pluma de Oro” por su contribución periodística al Turismo Croata en España. Escribe habitualmente en su página laventanademanena.es donde también publica sus fotografías.

Más información: www.laventanademanena.es y www.edicionesatlantis.com