DEF

Vidas Extraordinarias

Madrid, España

Los vínculos, coincidencias y nexos que conectan a grandes mujeres que han cambiado el mundo demuestran que la sororidad es una poderosa fuerza que nos transforma y que cambia el mundo. “Vidas Extraordinarias” es un libro que habla de mujeres y ofrece una nueva perspectiva sobre la historia y sus protagonistas.

Texto e imágenes: Redacción ALTUM

Idealistas que lucharon en el campo de batalla al lado de los hombres, glamurosas estrellas de cine que también eran científicas e inventaron los componentes fundamentales del wifi, sufragistas encarceladas y alimentadas a la fuerza, antiguas esclavas que condujeron a otros cientos de compañeros a la libertad…

HEDY LAMARR

Estas son algunas de las historias extraordinarias que se incluyen en este libro. Historias protagonizadas por mujeres que nos desvelan algo más: estas mujeres rara vez actuaban solas; contaban con el respaldo de amigas, impulsoras o mentoras, o bien se inspiraron en pioneras que las precedieron. Todas estas historias giran en torno a la celebración de la sororidad.

Detrás de una gran mujer… hay otra gran mujer

Entre las protagonistas de este libro hay algunosnombres muy conocidos como Indira Gandhi, EleanorRoosevelt o la reina Victoria. Sin embargo, pocas
 personas conocen cuál fue su nexo de unión: que a una
 nostálgica Indira la reconfortaba en el internado inglés al que asistía la escritora Iris Murdoch; que la puritana Eleanor Roosevelt hacía alocados viajes en avión vestida de noche con Amelia Earhart o que la reina Victoria protagonizó un encuentro clandestino con la escritora antiesclavista Harriet Beecher Stowe.

MARY SOMERVILLE

Hay otras menos célebres, pero que tuvieron vidas extraordinarias. Mujeres cuya historia ha sido silenciada y que encuentran voz en este libro; como la artista Claude Cahun, que difuminó las barreras entre los sexos, coqueteó con el arte conceptual y se libró por los pelos de que la ejecutaran los nazis. O a Maeve Brennan, la periodista agudísima y adicta a la bebida inmortalizada como Holly Golightly en Desayuno con diamantes. Por su parte, los retratos cotidianos, aunque sutiles, de mujeres y niños que realizó Kati Horna durante la guerra civil española igualan o superan las instantáneas más chocantes del mismo conflicto atribuidas a su amante, Robert Capa.

Del s. XIX en adelante

“Vidas Extraordinarias” toma en cuenta a mujeres activas desde el s. XIX en adelante y, obviamente, a aquellas que tuvieron una interacción documentada con otras mujeres.

PATTI SMITH

Las vibrantes ilustraciones de Sarah Papwort  plasman a la mujer sobre la que se lee y hacen que su forma de ver el mundo encaje en unos dibujos de intensa fuerza.

5 mujeres de vidas extraordinarias

Elsa Schiaparelli

Una de las diseñadoras de moda más osadas de todos los tiempos, Elsa Schiaparelli creó diseños valientes y originales, que eran más arte que prendas de ropa. Fue la pionera del wrap dress —o vestido cruzado— o las cremalleras a la vista, y utilizó innovadores tejidos sintéticos. No tuvo rival en el terreno de los perfumes: su “Shocking by Schiaparelli” venía en un frasco inspirado en la silueta de Mae West y los cuadros de Dalí, dentro de una inconfundible caja rosa brillante. Su instinto para el marketing contribuyó a que fuera un éxito inmediato en todo el mundo.

Elsa Shiaparelli

Cincuenta años después otra diseñadora italiana, Miuccia Prada, empezó a trabajar en la empresa de marroquinería de su abuelo. Estas dos mujeres tenían mucho en común: ambas colaboraban con artistas, aportaban inteligencia e ingenio a la pasarela y parodiaban y subvertían los convencionalismos femeninos. Además, hay ecos de Schiaparelli en el trabajo de Prada: labios, insectos que avanzan por los vestidos, experimentación con tejidos. En 2012 se rindió un homenaje a las dos en la exposición, “Conversaciones imposibles”, en el Instituto de la Moda del Museo de Arte Metropolitano de Nueva York.

Amelia Earhart

Icono absoluto de la aventura y el espíritu americano, sigue siendo la mujer piloto más conocida del mundo que siempre abogó por los derechos de la mujer y el uso comercial de la aviación. Realizó su primer vuelo improvisadamente desde el tejado de su casa y terminó abandonando la escuela para colaborar en un hospital militar. Trabajó en diversos empleos para pagarse las clases de aviación, se cortó el pelo y envejeció su cazadora de cuero; compró un avión y obtuvo su licencia en 1923.

AMELIA EARHART

Fue la rica heredera y comprometida feminista Amy Philipps Guest quien la eligió para cruzar el Atlántico en un avión, hecho por el que pasó a la historia. Su “alma gemela” era la activista y diplomática Eleanor Roosevelt con quien se escapaba de la Casa Blanca con vestidos de gala para volar y asistir otras fiestas “más divertidas”, en ocasiones dejaba a la Primera Dama llevar los mandos del avión. Fue Eleanor quien sentó las bases con las que se medirían posteriormente las acciones de las primeras damas americanas. Amiga de muchas mujeres, tuvo una relación sentimental con la periodista Lorena Hickok, combinaba su apoyo al partido Demócrata con las clases que impartía en una escuela femenina. Fue columnista en una revista y tuvo su propio programa radiofónico, aunque también pronunciaba discursos. Luchó por los derechos de los jóvenes y las comunidades de mineros que se habían quedado sin hogar. Trabajando en un cortometraje sobre la excelencia de las mujeres trabó estrecha amistad con Katherine Hepburn, y una de sus mejores amigas fue la periodista y directora de varias revistas Marie Mattingly Meloney. Tras la muerte de su marido fue nombrada delegada de Naciones Unidas y presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Mae Jameson

Médica, voluntaria del Cuerpo de Paz, profesora, empresaria, y además la primera mujer afroamericana que ha viajado al espacio. También se planteó hacer carrera en los escenarios gracias a sus dotes para el baile pero terminó siendo becada por la Universad de Stanford donde se licenció en Ingeniería Química y Estudios Africanos y Afroamericanos. Posteriormente se doctoró en Medicina en la Universidad de Cornell. En Liberia y Sierra Leona, unida al Cuerpo de Paz, supervisó la atención a los voluntarios, e investigó sobre las vacunas. Motivada al ver que Sally Ride se convertía en la primera mujer estadounidense en viajar al espacio solicitó su ingreso a la NASA, y en 1987 fue aceptada en el programa espacial.

MAE JEMISON

Fue en 1992 cuando realizó su primer y único vuelo espacial en calidad de especialista científica de la misión completando 126 órbitas alrededor de la Tierra en el transbordador espacial Endeavour. Llevó con ella diferentes obras de arte africano en representación de su herencia cultural y una fotografía de Bessie Coleman, la primera mujer afroamericana piloto. Fue destacada por  Beyoncé durante el “Mes de la historia de 2014” como la “heroína olvidada”, y en la Casa Blanca inspiraba a las niñas de Washington, junto a Michelle Obama, a despertar su interés por la ciencia.

Audrey Hepburn

De una familia acomodada y noble, además de fascista, rechazó las ideas de sus padres haciéndose colaboradora de la Resistencia Holandesa donde, por su desnutrición, su delgado cuerpo presentaba la apariencia de un muchacho. En Londres estudió ballet tras la guerra dando el paso al cine de Broadway en películas como “Gigi”, cuyo papel basado en el libro de Colette, impulsó su carrera como actriz.  Gracias a la especial relación que mantenía con el diseñador Hubert de Givenchy consiguió que fuera él modisto quien diseñara el vestuario de todas sus películas.

AUDREY HEPBURN

El papel más emblemático es el de Holly Golightly en “Desayuno con diamantes”. Basada en una obra de Truman Capote, quien al parecer se habría inspirado en su amiga y compañera en “Harper’s Bazaar” y “The New Yorker” -fundada en 1925 con Dorothy Parker en su nómina-, la escritora Maeve Brennan para perfilar el personaje de Holly. Brennan era menuda, iba siempre impecablemente arreglada con gafas oscuras grandes y ropa negra como símbolos de identidad. Utilizaba el “Cuir de Russie”, el perfume de Channel para mujeres que se atrevían a fumar. Fue una de las que más insistió para que “The New Yorker” publicara las obras de Virginia Woolf. Una vez retirada del cine, Audrey Hepburn dedicó su vida a colaborar con grandes programas humanitarios por todo el mundo.

Frida Kahlo

Su llamativa imagen ya afloraba desde niña cuando en la escuela  lucía trajes tradicionales de distintos colores. Junto a sus amigos fundo el grupo “Los Cachuchas”, muchos de ellos llegaron a ser librepensadores de México. Unió su vida a la del pintor Diego Rivera con quién viajó allí a donde él tuviera que pintar. Mantuvo relaciones tanto con hombres como con mujeres, pero le dolían mucho las infidelidades de su marido.

FRIDA KAHLO

Se dice que tuvo un affaire con León Trotsky mientras éste vivía parte de su exilio en su casa. Estuvo un año separada de Diego y se trasladó a París donde tuvo una aventura con Josephine Baker, y fue la inspiradora de un célebre diseño de Elsa Schiaparelli. Por curioso que parezca, la fragilidad física de la pintora inspiró el ballet “Alas Rotas” de la coreógrafa Annabelle López Ochoa, que cuenta su historia con Rivera. La obra, estrenada por el English National Ballet en 2016, tenía como estrella a Tamara Rojo, directora y bailarina de esta compañía. Frida, quien decía ser mejor artista que su marido acabó siendo, tras su muerte, una de las mujeres más valoradas en el mundo del arte.

Sobre las autoras:

Kate Hodges. Graduada en Periodismo en la Universidad de Westminster, tiene más de 20 años de experiencia en prensa y ha trabajado para el cine y la televisión. “Vidas extraordinarias” es su cuarto libro.

Sarah Papworth. Tras formarse como diseñadora textil, decidió cambiar de rumbo para dedicarse a su verdadera pasión: la ilustración. Desde entonces crea dibujos originales y coloristas para un sinfín de clientes internacionales.

Más información: www.planetadelibros.com