Recuerdos de navidad

Las navidades de la infancia nunca se olvidan. La distancia y el tiempo consiguen que los recuerdos de antaño nos invadan de nostalgia, especialmente cuando estamos lejos de los nuestros.

92-93-cantando-villancicos

La niña extraña la navidad en Colombia

La mujer vive en Buenos Aires

En Buenos Aires la navidad no es muy importante

O por lo menos no lo es tanto como en Colombia

La mujer no se acostumbra a no cantar villancicos

villancicos

Sólo en algunos sitios de la ciudad se hacen árboles navideños

Generalmente se hacen en los shoppings

Son para los turistas y para algún despistado como la mujer

rbol-de-navidad-en-bunos-aires

La nochebuena en Argentina es rara piensa la mujer

La noche del 24 se suele comer asado

4804d1694870d-asado-argentino-c-mo-lograr-prepararlo

Pan dulce, carré de cerdo, tartas y tortas

images

Sólo esa noche a la mujer la invade la nostalgia

Le gustaría estar en Bogotá con sus hijos

Comiendo ajiaco y pavo relleno

1001488

También empanadas navideñas

La niña hacía empanadas con su tía abuela

La tía no la dejaba tocar la masa

Tampoco anotar la receta

La dejaba acompañarla y mirar cómo amasaba

La niña observaba atenta

La tía amasaba y preparaba el relleno

Las empanadas eran muy grandes

Tenían aceitunas, varias carnes, langostinos, ciruelas pasas

Les ponía clara de huevo para que quedaran brillantes

Envolvía cada una en papel celofán con un moño rojo

Se las mandaba a las amigas para la navidad
G42248474d9570

Era un detalle bonito piensa la mujer

La niña adoraba ver la mesa de amasar con el rodillo

Le encantaba jugar con la harina

La tía era paciente y no la regañaba

La dejaba alcanzarle los ingredientes

La dejaba limpiar los langostinos

Le permitía que le quitara la pepa a las ciruelas

En Argentina la pepa se llama el carozo

Los preparativos para la cena navideña eran importantes

La niña que veraneaba siempre en la finca

Iba a ver cómo emborrachaban el pavo

Lo emborrachaban con brandy o con cognac

Para que la carne supiera mejor, le explicaban

La niña corría detrás del pavo con sus hermanos y primos

Flaminio era quien cogía al pavo y lo desnucaba

Flaminio trabajaba en la finca

Flaminio ordeñaba la vaca todas las mañanas

Vacas-lecheras

A la niña la obligaban a tomarse la leche

La leche iba de la teta al vaso, era tibia y espumosa

La dejaban que le echara mucha azúcar

La mujer recuerda con horror el ordeño

Porque odiaba la leche recién ordeñada
leche

Sin embargo se la tomaba

La niña era obediente y juiciosa

La mujer no es ni lo uno ni lo otro

Flaminio era el que mataba al pavo

Dejaba que los niños lo corrieran mucho

Después lo atrapaba y lo agarraba por las patas

Lo ponía de cabeza y ¡zuáz! le retorcía el pescuezo

Lo llevaba ya muerto a la cocina

En la cocina lo desplumaban

A la niña no le gustaba ver cómo lo hacían

Le horrorizaba pensar que se lo iban a comer

Pero le encantaba verlo cuando ya estaba cocinado

Se le olvidaba que era el mismo pavo perseguido

Le encantaba ayudar a preparar el relleno

En la cocina los olores eran maravillosos

Olía a ariquipe recién hecho

arequipe

En Argentina el ariquipe se llama dulce de leche

Se prepara igual que en Colombia

Los argentinos dicen que ellos lo inventaron

La mujer piensa que sí lo inventaron

Y que los colombianos inventaron el ariquipe

Aunque sean la misma cosa

En México el ariquipe o el dulce de leche se llama cajeta

Los mexicanos dicen que ellos inventaron la cajeta

Total da lo mismo, es todo un manjar

La mujer recuerda el olor del ariquipe recién hecho

Recuerda la paila de cobre o la olla gigantesca

Recuerda el cucharón de madera con el que se preparaba

El olor era maravilloso, el sabor riquísimo

Recuerda que en su época se decía ariquipe

No se decía arequipe como dicen ahora

La cocina también olía a ajiaco y a cilantro

El ajiaco en Colombia es una sopa de tres clases de papa

ajiaco

Es una delicia y es muy típica de la sabana de Bogotá

La mujer añora el ajiaco de la noche de navidad

También el ritual de las empanadas y del pavo

Añora la misa de gallo y el sonido de las campanas

misa-de-gallo

Añora los villancicos y al Niño Dios con sus regalos

En Argentina no se dan regalos en nochebuena

La gente se reúne a preparar un gran asado

O a comer tartas y toda clase de manjares

La mujer ha conseguido una gran familia

Que la invita a pasar con ellos la nochebuena

Es una familia maravillosa que la ha acogido con amor

Pero la mujer extraña los pesebres y los árboles de navidad

pesebre1

Las luces de bengala y los volcanes de colores

luces-de-bengalas

Los globos y el frío de la Sabana de Bogotá

A la mujer le gustan los rituales y las liturgias

Cuando sus hijos eran niños hacía fiestas navideñas

Decoraba la casa con luces de colores

Dos o tres noches antes de navidad

La mujer hacía una fiesta con los amigos

Fiesta para rezar la novena y cantar

Algún amigo gordo y grande se disfrazaba de Papá Noel

santa

Entraba en medio de la novena con una bolsa

En la bolsa llevaba regalitos para todos

papa-noel-dando-regalos

Los niños se peleaban por sentarse en sus piernas

Para pedirle regalos que nunca les llegarían

La mujer hacía con los niños un pesebre gigante

Fabricaban enormes guirnaldas para las puertas
guirnaldas-de-navidad

Cantaban y oían villancicos

Sus hijos hacían las tarjetas navideñas

Las dibujaban y pintaban ellos mismos

Hacían en barro o en plastilina los muñequitos del pesebre

muecos-plastilina

Decoraban el árbol con adornos de toda índole

Era una época muy alegre y divertida

Por eso extraña la nochebuena colombiana

Y también los rituales de año nuevo

A todos los lectores de Altum, y a todos sus amigos

La mujer les desea una muy pero muy: ¡Feliz Navidad!

María Isabel Vargas Arango

Buenos Aires, Diciembre de 2011

8 comentarios sobre “Recuerdos de navidad”

  1. Gracias Bebela,por recordar estas época tan bellas. Nuestras tradiciones saben a antaño y nuestras comidas huelen a tiempos coloniales . A donde estemos, la Navidad Colombiana es tradición y amor. Un abrazo.

  2. Gracias, maestra por tan deliciosos momentos que pasamos leyendote,aunque nuestras vivencias no hayan sido ten bucolicas. Un deseo, que usted se prodigue mas por Altum.

  3. Me encantó el relato, es cálido, fresco, y sin conocer las costumbres navideñas de Colombia, ya que soy Argentina, me hicieron añorarlas a mi también. Muy Bueno !!!

  4. Gracias por poner de nuevo esta descripción de nuestras Navidades Colombianas.
    Como exilada voluntaria, aprecio el recordar todo aquello que nos sabe y nos huele a Patria.
    Un abrazo desde Ohio deseándote a ti y a los seguidores de Album, una Nochebuena llena de alegría y un fin de año repleto de felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *