Catedralpopayan

Semana Santa en Popayán y Mompox

En este relato visual hacemos un recorrido por la Semana Santa de Popayán, la capital religiosa de Colombia, y por Mompox, una ciudad colonial a orillas del río Magdalena.

Iglesia colonial de San Francisco, Popayán, Colombia.
Iglesia colonial de San Francisco, Popayán, Colombia.

Popayán es una ciudad colombiana

Es una ciudad colonial que vive como tal

Calle del centro histórico de Popayán, Colombia.
Calle del centro histórico de Popayán, Colombia.

La mujer piensa que ya no es tan colonial

Hace varios años un terremoto casi acaba con todo

Imagen del terremoto de 1983 en la ciudad de Popayán, Colombia.
Imagen del terremoto de 1983 en la ciudad de Popayán, Colombia.

Rehicieron en cemento las bellas casas de adobe

No quedaron tan mal pero el calor del adobe se perdió

La reconstrucción no fue la esperada por la mujer

Estado del centro colonial de Popayán tras el desolador terremeto de 1983. popayán, Colombia.
Estado del centro colonial de Popayán tras el desolador terremeto de 1983. popayán, Colombia.

Sin embargo la mujer añora a Popayán

Popayán está situada en el departamento del Cauca

En la parte suroccidental de Colombia, en la montaña

Popayán es una ciudad muy conservadora

Es una ciudad totalmente tradicional

Una ciudad que parece estacionada en el tiempo

Catedral de popayán, Colombia.
Catedral de popayán, Colombia.

Las costumbres y los ritos se mantienen

La mujer no es nada conservadora

Sin embargo le encanta la semana santa en Popayán

Le gusta que en Popayán haya procesiones

Le gusta el Festival de música sacra

A los nacidos en Popayán se les dice “payanejos”, “patojos”

Los “payanejos” se sienten españoles del siglo XV o XVI

La mujer ha conocido a varios que hablan como Cervantes

No entienden que el idioma cambia, que el mundo cambia

La mujer adora ir a Popayán en semana santa

Le gustan las procesiones de Popayán

Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.
Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.

Son un remedo colombiano de las de Sevilla

Son muy impresionantes y emotivas

Los hombres de Popayán se preparan desde niños

Se preparan para las procesiones, para cargar “los pasos”

Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.
Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.

“Los pasos” son maravillosas figuras religiosas

Puestas en andas, algunas de oro, muy pesadas

Que son llevadas en hombros por los cargueros

Ser carguero es un honor en Popayán

Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.
Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.

Es una tradición heredada de España

Los cargueros usan túnicas y capuchas moradas

Cada anda es llevada por más de doce hombres

Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.
Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.

A los cargueros también se les llama “nazarenos”

Caminan lento, bamboleantes, acompasados

Las procesiones son por la noche en semana santa

La gente se agolpa en las calles de piedra

La gente espera ansiosa la procesión

La mujer no entiende porqué se impresionó tanto

Entre la multitud miró pasar “los pasos” cargados

Se conmovió profundamente

La multitud contemplaba en total silencio

patrimonio2

La mujer sólo oía las pisadas de los cargueros

Olía el poco incienso que llevaban los monaguillos

Los “pasos” le parecieron de una belleza extraña

“La Dolorosa” le pareció el más extraordinario

“La Dolorosa” es de una belleza conmovedora

Lleva al Cristo sobre su regazo

Al Cristo después de la crucifixión

Al Cristo lacerado, traicionado, derrotado

El rostro de la Virgen es el de una madre

Una madre que en silencio grita de dolor

A su paso la gente calla, llora, reza

La-Dolorosa

Algunas mujeres llevan velos negros en señal de luto

Los hombres usan sus mejores trajes

El público lleva en sus manos velas encendidas

La noche se ilumina con cirios y faroles coloniales

Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.
Procesión de Semana Santa en Popayán, Colombia.

Pasan las doce figuras del Viacrucis,

Cada doce pasos oscilantes, suena un golpe de tambor

A la mujer le pareció un sonido primigenio, ancestral

Un sonido de otro lugar, de otro tiempo

De otro lugar en el tiempo, de otro lugar en el espacio

Un sonido desgarrado y adolorido

La mujer no es practicante, no sabe si cree en dios

Sin embargo la emocionan las liturgias

La Semana Santa en Popayán es una bella liturgia

Virgen-1

La mujer piensa que los ritos son importantes

Necesarios para su vida

Le gusta asistir a los ritos religiosos

La conmueven los ritos ortodoxos

Le gustaría que la misa aún fuera en Latín

Con cantos gregorianos, misterio, e incienso

La figura de la Virgen con Jesús en el regazo la enterneció

El rostro de María le pareció de un atractivo extraño

Por su desolación, su paz y su esplendor

La mujer piensa que más allá de la Historia

El tallista plasmó a la madre desconsolada

En una imagen desoladora y sublime

La belleza de la procesión le parece difícil de transmitir

Las calles iluminadas por antorchas ayudan al rito

A la mujer la gusta buscar sus orígenes en los ritos

La mujer también asistió al festival de música sacra

Concierto de música religiosa durante el Festival de Música Sacra de Popayán, Colombia.
Concierto de música religiosa durante el Festival de Música Sacra de Popayán, Colombia.

Un festival de música sacra para fieles e infieles

Que se hace en semana santa en Popayán

Está muy bien organizado, los conciertos son en las iglesias

Muchas de las iglesias de Popayán son coloniales

procesión de Semana Santa en Mompox, Colombia.
procesión de Semana Santa en Mompox, Colombia.

Las adecúan como auditorios musicales

Los intérpretes son de buena calidad

La gente se agolpa en los atrios para poder escuchar

La mujer es hincha de los conciertos en Popayán

El ambiente es grandioso, la música es bien escogida

Piensa que no hay mejor descanso que oír música

En los conciertos las palabras la abandonan

El pensamiento desaparece, vive en el sonido

Por eso, y por algunos amigos, extraña a Popayán

También recuerda la semana santa en Mompox

Mompox es un puerto de río, un puerto colonial

Iglesia de Santa Bárbara en Mompox, Colombia.
Iglesia de Santa Bárbara en Mompox, Colombia.

Mompox , dicen, es “la tierra de Dios,

donde se acuesta uno y amanecen dos»

Eso dicen los costeños, a la mujer no le pasó

Mompox es un pueblo donde hace mucho calor

Queda frente al puerto de Magangué

La familia materna de la mujer es oriunda de Magangué

Magangué es un puerto comercial, un puerto feo, triste

Fue un puerto importante, ahora es un arenal sucio

No es cálido, es hirviendo, está lleno de comercios

Mompox sigue siendo un bello puerto

En la semana santa de Mompox

Los cargueros cargaban las andas durante dos días

Desde el Jueves santo hasta el viernes santo

Procesión de Semana Santa en Mompox, Colombia.
Procesión de Semana Santa en Mompox, Colombia.

Caminaban tres pasos hacia adelante y dos hacia atrás

Iban con túnicas rojas atadas con un cordón de cuero

En Mompox la temperatura es de 40 grados

Los cargueros tardaban 48 horas en llegar a la iglesia

Llegaban al atrio a las tres de la tarde del viernes santo

Tiraban las andas en la puerta de un golpe seco

Se quitaban las túnicas, también las tiraban al piso

Quedaban semidesnudos, protegidos por taparrabos

Algunos por calzoncillos viejos, blancos y anchos

Entraban corriendo a la iglesia, parecían desesperados

Se lanzaban al piso frente al altar, se flagelaban llorando

La mujer lo presenció una vez

Se aterrorizó al ver la histeria colectiva

Le atemorizó que eso pasara en pleno siglo XX

No le gustó la semana santa en Mompox

Salió de la iglesia en busca de un helado y no lo consiguió

Los viernes santos en Mompox no venden nada

La mujer se fue a su pensión a tratar de dormir

A olvidar la escena de los cargueros revolcándose

La mujer quiere volver a Mompox en otras fechas

Recorrer sus casas coloniales verdes y blancas

Disfrutar del olor de los árboles frutales

Pasearse por los maravillosos patios

Ir a visitar la iglesia y la plaza principal

Pensar en sus amigos oriundos de Mompox

La mujer prefiere, en semana santa, ir a Popayán

Retornar al olor a barro, incienso, adobe y cal

Volver, incrédula, en pleno siglo XXI al medioevo

MARÍA ISABEL VARGAS ARANGO

BUENOS AIRES- Marzo de 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *