galeria-02.BLOG

Sottovoce y Fervor

Cada uno tiene un restaurante preferido en cualquier ciudad que suele visitar; en mi caso, viviendo en Buenos Aires desde hace varios años, descubrí a Sottovoce. No importa cuántos restaurantes nuevos abran semanal o mensualmente en la capital federal, siempre vuelvo una y otra vez a Sottovoce.

foto-sottovoce01.BLOG

Es un restaurante pequeño, de dos plantas, situado en la esquina de Ayacucho y Libertador, en pleno corazón del tradicional barrio de La Recoleta. Hace ya unos años lo inauguraron y siempre, tanto al mediodía como a la noche está lleno. Para mí es el signo de que no importan las modas, las nuevas decoraciones, la comida fusión, hoy tan en boga, las terrazas, las vedettes, los políticos o quién sea que lo publicite…lo que importa es la calidad, y en Sottovoce no la han descuidado. Un menú bastante tradicional de carnes y pastas de maravillosa factura, siempre con precios muy adecuados, y una excelente atención por parte de sus dueños y empleados, lo hacen, para mí, el mejor restaurante de la ciudad. La música siempre discreta y excelente; el ambiente inmejorable, los vinos muy recomendados por sommeliers infaltables, y ante todo, no hay manera, en los varios años que llevo yendo, de salir con alguna queja. Se nota el profesionalismo de todos los que allí trabajan, atentos a los clientes pero nunca impertinentes. Hace muy poco los mismos dueños de Sottovoce se arriesgaron a abrir, a no más de una cuadra del mismo, un nuevo restaurante: Fervor; es el restaurante más visitado por estos días en la capital. Fui a cenar el viernes a la noche, con previa reserva, por supuesto, y no fue poca la gente “conocida” que estaba gozando en Fervor y con fervor: el expresidente De la Rúa, actual “suegro de mi compatriota Shakira, Guillermo Francella ganador del Oscar con la película “El secreto de sus ojos”, la vedette Ritó , todos personajes muy porteños, pero ante todo, conocidos por ser grandes gourmets…

galeria-02.BLOG

La carta de Fervor se especializa en parrilladas de mariscos y de carnes; una sola de ellas alcanza mínimo para cuatro personas, a esas cantidades termina uno acostumbrándose tras largas estadías en este país que tiene fama de tener, no en vano, la mejor carne del planeta. Pedimos con mi acompañante, 1/2 parrillada de mariscos acompañada por unas papas a la española; sobra decir que no logramos terminarla, la medida, era como para 4 adultos muy, ¡pero muy bien alimentados! El restaurante estaba totalmente lleno, sin embargo la cantidad de gente no incomodaba, ya que las mesas están situadas a muy buena distancia, distancia donde nunca molesta el vecino; los maîtres impecablemente bien entrenados; el que nos tocó , Ramón, un hombre muy afable y con muy buen criterio, no dudó en recomendarnos que no pidiéramos más de media porción, y nos sugirió un Torrontés afrutado y bien seco.

Como comprenderán mis lectores, no soy una experta ni en restaurantes, ni en vinos, pero si hay algo que tengo claro en mi vida es el saber dónde me gusta comer, qué clase de comida está bien preparada, y en qué clase de ambiente me gusta estar. Soy una persona que cree que en la sencillez está la elegancia, que no hay nada mejor que las cosas no se noten demasiado, que la ostentación es sinónimo de mal gusto, que los precios exagerados nunca se corresponden con la realidad, que la música de cámara no debe ser para acompañar las comidas, que los videos dentro de los restaurantes destruyen cualquier conversación posible, que la comida mal servida puede echar a perder una buena cena…por eso voy asiduamente a mis dos , ahora, preferidos restaurantes en Buenos Aires: Sottovoce y Fervor, donde la sencillez y la buena comida son sus ganchos, donde la atención al cliente es insuperable, y donde ninguno de los defectos enumerados unas líneas arriba está presente. Podría decir en mi estilo de relato visual:

SOTTOVOCE Y FERVOR

Sottovoce y Fervor

Son dos restaurantes

Dos restaurantes de Buenos Aires

En el barrio de La Recoleta

La Recoleta es un barrio añejo

Un barrio lleno de sabores

Un barrio que huele a Jacarandá,

Huele a café y a Medias Lunas

Las Medias Lunas son croissants

Huele a flores de los kioskos

Fervor es un restaurante nuevo

Frente a Fervor hay un kiosko

En el kiosko venden Lilas Rosas Dalias

A la salida del restaurante

Las mujeres son atendidas con flores

Las mujeres salen con pieles

Las mujeres son elegantes

Los maridos salen con whiskys

Las mujeres van maquilladas

Barriga llena corazón contento

En Fervor atienden con fervor

La mujer va a Sottovoce

Come bife de chorizo

Come ensalada

Toma champagne

En Buenos Aires

Se toma mucha champagne

La mujer adora la champagne

En Buenos Aires hay buenas champagnes

Champagnes para todos los bolsillos

Champagnes para todos los corazones

La mujer tiene un corazón alegre

A la mujer le gusta salir a cenar

Afuera

Los restaurantes preferidos de la mujer

Son Sottovoce y Fervor

En Fervor la mujer come mariscos

En Sottovoce come carne y pastas

En los dos toma vino blanco con la comida

Toma champagne como aperitivo

En Buenos Aires

Antes de comer se toma

Ginebra

Champagne

Whisky

Vodka

En Argentina

Tomar champagne es usual

En las neveras de las casas

Casi siempre hay champagne

La champagne es un trago común

Tan común como la cerveza

La mujer no toma cerveza

La mujer

Recomienda venir a Buenos Aires

Recomienda almorzar en Sottovoce

Recomienda cenar en Fervor

Recomienda hablar a Sotto Voce

Recomienda comer con Fervor

3 comentarios sobre “Sottovoce y Fervor”

  1. Son dos sitios que tengo pendientes para mi próxima visita a Buenos Aires, que parece ser será antes de lo que pensaba. Por supuesto, La Mujer, tiene que ir conmigo, y espero conocer a Diego. ENHORABUENA amigos argentinos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *