Tintín

Para rendir homenajer al creador de Tintín, ese gran gran viajero de las viñetas, traigo al blog CLUB ALTUM un relato en prosa y otro visual, acerca de lo mucho que el personaje de Hergé ha aportado a mi vida. Mientras el equipo de ALTUM que se encuentra en Bruselas nos hace llegar sus impresiones de la capital mundial del cómic, espero que este post sea un abrebocas al respecto.

Tintn-y-Milou

De muy niña mi padre comenzó a regalarme los libros de Tíntín; casi todos en francés, creo que para la época, ya muy lejana en el tiempo, aunque ya los habían traducido al castellano, no se distribuían en las librerías colombianas; íbamos a conseguirlos en la famosísima librería francesa, el segundo hogar de papá; aclaro que en Colombia se hablaba castellano y no español, aún no sé porqué cambió ese bello nombre de las tierras de Castilla. Todos los meses mi padre me regalaba un tomo, en orden de aparición, el primero fue Tintín en el Congo, y luego vino Tintín en América….desde ahí me volví una tintinadicta.

Viajes

Hoy, siendo una blogger de viajes, colaboradora de Altum, pienso que no es una casualidad haberme convertido en la viajera frenética: la culpa es de Tintín, y para ser más seria diría que realmente el responsable es Hergé, el creador de Tintín; nunca supe bien en qué lugar de la tierra quedaba el castillo de Moulinsart, no sé si era en Bélgica o en Francia, lo único claro es que Tintín no tenía residencia conocida, fija, se sabía bien dónde vivían sus amigos, Haddock en Moulinsart dónde hospedaba al profesor Tornasol y a la Castafiore cuando llegaba de Milán….

CastafioreCantos

Nestor

Tintín en el Congo fue, si no estoy equivocada el primero de ellos, no era el mejor, sí el primero y el que auguraba que todos los personajes que irían apareciendo poco a poco, iban a ser unos compañeros para el resto de la vida. Tiendo a relacionar a la gente que conozco con los personajes de Tintín: cuando veo calvos con caras de genios-locos pienso de inmediato en el famoso profesor Tornasol, los gemelos me llevan a pensar en las estupideces de los hermanos Hernández y Fernández, que no son hermanos pero sí gemelos, ese Hergé era un genio! Cuando me encuentro con borrachos siempre me los imagino marineros, eso gracias al capitán Haddock, que era un borracho divertido, despistado y mal hablado; no logro sentarme a oir una ópera sin pensar en la infaltable Castafiore, las mucamas en mi mente siempre se llamarán Irma, los mayordomos Néstor, las carnicerías serán las Sanzot, y todos los regímenes dictatoriales tendrán que ver con el Pelski Gladz… Con Tintín viajé al Tibet, al Congo, viajé con el profesor Tornasol en un submarino-tiburón, me enteré que en Oriente eran comunes los fumaderos de opio, supe que existían los “unicornios “ y los anticuarios, me enteré qué indios vivían en América del Norte, conocí a los Incas en el Templo del Sol, aterricé en la luna antes de 1969 conocí el desierto del Sahara montada en un camello, supe que el oro negro tenía mucho valor y que se encontraba en determinados países, me enteré que a los esclavos los llamaban coque, Tintín me enseñó que los hombres escoceses usaban falda….y bueno, tantas cosas aprendí leyendo y releyendo a Tintín.Tintn-en-el-Congo
Hoy, tras años de viajes, de aventuras, y de lecturas pienso que Tintín es un gran camino para formar lectores a pesar de las opiniones de algunos amigos intelectuales quienes lo consideran muy “facho”, consideran que leer en viñetas no es leer, creen que los dibujitos no dan lugar a la imaginación. Disiento por completo de tan respetables opiniones: a partir de mis lecturas de Tintín comencé a buscar gran literatura oriental, quería enterarme de todo lo que pasaba en el oriente; Tintín me llevó de la mano a estudiar historia, a escuchar ópera, me quería enterar porqué las cantantes de arias eran todas gordas, ahí me encontré con muchas de ellas, que no necesariamente lo eran, pero aprendí a querer a la Callas y a adorar todas las óperas de Mozart. Tintín, diría yo, es el culpable de mi vicio de la escritura, quiero, aunque no sé dibujar, hacer relatos muy visuales: acá va un homenaje a Hergé:

TINTÍN

Familia-Tintn

Tintín era el amigo de la niña

Tintín es un recuerdo de la mujer

La niña admiraba a Tintín

 

Se divertía con el Capitán Haddock

Creía que todos los genios eran como Tornasol

La mujer admira a la gente inteligente

La niña vivía enamorada de su papá

También de su abuelo materno

Le parecían muy inteligentes

Pero no le parecían genios

Porque no eran calvos como Tornasol

La mujer se casó con un hombre igual a TornasolTornasol

Calvo y muy inteligente

Muy sexy

Muy atractivo

Hablaba poco

Como Tornasol

A la mujer le parecen muy sexys los calvos

A la niña no le parecía sexy Tornasol

La niña no sabía lo que era sexy

Haddock-II La mujer no puede evitar comparar a los borrachos con Haddock

En la familia de la niña había varios borrachos

Pero no eran capitanes

No eran marineros

Sí eran mal hablados

El padre de la niña era mal hablado

No era borracho

No era agresivo

Sus palabras eran graciosas

Eran malas palabras

No se usaba decir malas palabras

Le explicaba a la niña que él las decía

Para enseñarle lo que no debía decir

La mujer sonríe al recordarlo

Francia A la niña le hubiera gustado vivir en el castillo de Moulinsart

A la mujer también

La mujer odia los regímenes militares

Aprendió en Tintín quiénes eran los dictadores

La mujer detesta las dictaduras

Aunque no sean militares

Piensa que Tintín era un valiente

Se pregunta quién carajos era Ottokar

Dónde vivía

Se pregunta si Hergé se refería a los países comunistas

Hergé creo a Tintín cuando aún existía la Unión Soviética

Cuando aún no se había caído el muro de Berlín

Piensa que si Hergé estuviera vivo ahora su héroe sería otro

La niña entendía porqué Tintín nunca envejecía

La mujer lo entiende

La niña pensaba que Tintín tenía un peinado bastante maricón

Flor

Era demasiado rubio para su gusto

La mujer lo sigue pensando

Para la niña el héroe no era Tintín

Era el capitán Haddock

En la casa de la niña había un perro Cocker

Se llamaba Milou

Como el perro de Tintín

MilouEl dueño era el hermano menor

El hermano menor era genio decía la madre

El hermano no se parecía al profesor Tornasol

No se parece

La madre insistía con que el hermanito era genio

La niña no entendía porqué no era calvo

Porqué no andaba con un péndulo

La niña entendía porqué los gemelos Hernández y Fernández no eran hermanos

La mujer no lo entiende

Arabe La niña viajó al Congo y al Sahara

La mujer no lo ha hecho

La niña montó en submarino con Tornasol

A la mujer le producen pánico los submarinos

La niña ayudó a rescatar a Chan en el Tibet

La mujer admira al Dalai Lama

Le hubiera gustado ser monje tibetano

En-el-Tibet

Oriente

La mujer nuca ha visitado un fumadero de opio

La niña sí lo visitó con Tintín

No fumaron opio

Pero entendieron de qué se trata

La niña adoraba al Capitán Haddock

Escocs-II A la mujer le encantan los marinos y el mar

La mujer es un poco mal hablada

A la niña le gustaba el lenguaje onomatopéyico

A la mujer también

El capitán Haddock le parecía lo máximo

Recórcholis

Mil rayos lo partan

Que caigan truenos y centellas

La mujer no llama por teléfono cuando hay tormenta

Se lo enseñó el dueño de la carnicería Sanzot

Es peligroso

La mujer le teme a los rayos

También a las centellas

A las tormentas

A la niña le gustaban las momias

A la mujer le encantan

Le gusta ir al British Museum a mirarlas

A la mujer la persiguen los recuerdos

No los hombres

La mujer les parece una momia a sus hijos

De hecho le dicen vieja

Le dicen Momia

Le dicen Dino

Dino es un apelativo cariñoso

Dino es dinosaurio

La mujer se ríe recordándolo

Ellos también llegaran a viejos

No son como Tintín

Firma

María Isabel Vargas Arango

Buenos Aires, enero del 2011

19 comentarios sobre “Tintín”

  1. Fantástico post que me ha retrotraído a muy buenos momentos de antaño y que con razón, como hace alusión el texto sea, incosncientemente uno de los motivos de mi fascinación actual por otros lugares y gentes.Tintín embajador global. Gracias y un saludo ¡!

  2. DELICIOSO relato, absolutamente entrañable. Si ahora releemos TINTINES, nos damos cuenta de lo politicamente incorrectos que resultan, y sin embargo a toda una generación no nos convirtió en asesinos en serie…

  3. Tengo que aceptar que no crecí con Titin pero obviamente siempre estaba por ahi, sobre todo en los pupitres de mis compañeros de escuela que hoy, me parecen mas interezantes de lo que me parecian en ese momento.

    Lo que si me encanto, aparte de la prosa tan genial, tierna y divertida es entender como un libro, una pieza de musica, un comic, un cuadro, un poema, una cita, un personaje y mas, nos llevan a buscar mas alla hasta que todo, en algun punto, termina estando relacionado. Un libro te llava a un nombre, ese nombre a la historia, la historia a la geografia y asi interminablemente. Verdaderamente me encanto tu escrito y me motiva a seguir conetctando…a seguir buscando y a seguir saliendo por tangentes que llevan a cosas unicas. Porfavor continua!

  4. QUE DELICIA TINTIN. A MUCHOS NOS TOCO. PARA MUCHOS DE LAS NUEVAS GENERACIONES ES UN TOTAL DESCONOCIDO PORQUE DICEN QUE NO ES DE LA EPOCA DE ELLOS. YO LES DIGO QUE BEETHOVEN TAMPOCO ERA DE MI EPOCA Y SE QUIEN ES. ESO A ELLOS LES CUESTA TRABAJO, ES MUY DE LAS NUEVAS GENERACIONES. LE MANDO UN BESO

  5. Excelente saber que mis amigos también leía TinTin. Tuve oportunidad de conocer a la adolescente, a la mujer y al hermano menor y doy testimonio de la genialidad del hermano y de la sensual inteligencia de la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *