PORTADA

Turaida o el «Jardín de Dios»

Habitada en la antigüedad por los livonios, la zona de Turaida, en pleno Parque Natural de Gauja en la República Báltica de Letonia, ha sido recientemente premiada con el título de “Destino Fascinante Europeo” por el programa Destinos Europeos de Excelencia (EDEN) de la Comisión Europea, que fomenta el compromiso con la sostenibilidad social, cultural y medioambiental de lugares emergentes del continente y poco conocidos. Bienvenidos al llamado “Jardín de Dios”.

Texto: Hernando Reyes Isaza
Fotos: LIAA Tourism: O. Turismo de Letonia Latvia.travel

Para los letones este complejo cultural, además de ser un monumento de protección oficial, es todo un símbolo de identidad y herencia cultural histórica. El nombre de Turaida fue dado por sus antiguos habitantes, los livonios del río Guaja que, a principios del s. XI se asentaron en estas tierras constituyendo lo que se conoció como el estado de Livonia.

23902017475_43f5b4628e_o
Paisaje del Parque Nacional de Gauja. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

Las construcciones históricas y sus 39 edificios abarcan cuarenta y dos hectáreas de superficie en pleno Parque Natural de Gauja, a tan solo una hora de Riga, la capital de Letonia.

El conjunto en su totalidad fue declarado de protección oficial en 1988 cuando este imponente acervo se consolidó como el Museo-Reserva de Turaida, hoy por hoy,  el más visitado del país con 240.000 visitantes al año provenientes de más de 80 países diferentes; todo un récord para esta nación del Báltico.

14383639028_7e1f1c6c55_o
Bandera de Letonia. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

Su visita se incentiva desde la administración estatal, y es entendida como un gesto de apoyo a la conservación  de un patrimonio que mantiene vivas las memorias de un pueblo y las huellas de la historia.

21102289979_d315bb580a_o
Tradicionales fogatas letonas. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

El nombre de Turaida significa “Jardín de Dios” en la antigua lengua livonia -un subgrupo de las lenguas bálticas perteneciente a la familia de lenguas indoeuropeas-, y hace honor al título que ostenta puesto que los pintorescos paisajes del valle antiguo del Gauja, sus amplios prados, y sus sugerentes senderos, conforman un atractivo natural de absoluta belleza.

20136109116_dac2b58599_k
En bote inflable por el Parque Natural de Gauja. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

Importantes restos arqueológicos, monumentos arquitectónicos e históricos salpican de arte un conjunto que narra la vida cotidiana del pasado, y acerca al visitante a tradiciones, costumbres y artesanía que contribuyeron a lo que hoy en día es la idiosincrasia letona.

Tributo a los valores universales

Probablemente unos de los símbolos más poderosos de Turaida sean Folk Song Park y Folk Song Hill. En este último se ha creado un jardín con 26 esculturas dedicadas al legendario coleccionista de canciones folclóricas letonas Krišjānis Barons.

14789297321_e8fe196046_o
Bailes tradicionales de Letonia. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

Las obras realizadas por el artista Indulus Ranka parecen estar en perfecta armonía con el atractivo de la naturaleza circundante e intentan transmitir los conceptos poéticos presentes en las letras de las canciones del folklore letón como son el amor, el honor, la relación con el medio ambiente, la interacción con las personas… por momentos se tiene la impresión de que son muchos los valores universales que están incrustados en las esculturas.

El Castillo de Turaida

 Sobre la base de lo que fue un castillo de madera construido por los livonios y que encontró su fin en un tremendo incendio, se inició en 1214 por parte de la Orden de la Espada, la construcción de este fortín medieval de ladrillo con el propósito de cubrir las necesidades del Obispo Alberto de Riga. Nuevamente en el s.XVIII el fuego se cebó con esta fortificación dejándola inactiva durante muchísimo tiempo. Su reconstrucción no comenzaría hasta finales de 1976, dando inicio a una nueva época de esplendor. En lo alto de su torre de cinco pisos se halla una plataforma de observación desde donde se aprecian las más increíbles vistas de este “Jardín de Dios”.

14561403793_d8264df1a4_o
Torre del castillo de Turaida.Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

Diferentes mansiones y construcciones se fueron extendiendo alrededor del castillo, y a partir del s.XVIII la expansión de las casas solariegas se desarrolló principalmente fuera de la fortaleza junto a las vegas y los campos. Son varias las edificaciones de más de 200 años que han sobrevivido y se pueden visitar: las casas vieja y nueva del mayordomo, la fragua, la casa de baños, el sótano del pescado, o la casa de carretas entre otras.

Diferentes recreaciones y exposiciones ayudan a comprender el sistema de vida de la antigua Turaida.

14354832390_cc419fcccd_o
Recreación de artesanos letones. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

Parte integral de este museo es la antigua iglesia de madera, una de las más antiguas del país, que se conserva en perfecto estado. En sus cercanías se encuentra la tumba de Maija Roze, conocida como Rosa de Turaida y que da pie a una trágica leyenda.

La muerte de una doncella

 Eran muchos los caballeros que  cortejaban a la hermosa princesa, pero su corazón solo sabía amar a un hombre llamado Viktor, quien trabajaba como jardinero en el cercano castillo de Sigulda. Un buen día Maija Roze recibió una carta de un soldado que la pretendía y que se hacía pasar por Viktor. En ella la citaba a acudir a una cita en la cueva Gutmana donde solía verse con su amado, pero la intención del soldado no era otra que secuestrarla para casarse con ella. Desesperada, Rosa de Turaida, le ofreció un pañuelo “mágico” que lo protegería de todo mal a cambio de su libertad y lo incitó a herirla para demostrarle que el pañuelo la salvaría. El soldado así lo hizo acabando con la vida de la doncella; fue detenido, juzgado y ahorcado. Muchos creen que la leyenda es cierta dado que existen documentos del juicio del soldado; en todo caso lo único que parece cierto es que Rosa prefirió la muerte antes de casarse con un hombre al que no amaba.

El Museo–Reserva de Turaida continúa expandiéndose y creciendo con el objetivo de ofrecer a los visitantes cosas nuevas y emocionantes para explorar. Muchos eventos folclóricos tienen aquí lugar durante el verano, siendo uno de los sitios del norte de Europa donde el solsticio de verano se celebra tradicionalmente, tal y como lo hacían en la antigüedad.

29325484456_63fd707106_o
Tradicional celebración del solsticio de verano en Letonia. Copyright Oficina de Turismo de Letonia-Latvia.travel

En España no se habla mucho de Letonia, un país que sin alguna duda, nuestros lectores deberían tener en su “bucket list”: ese conjunto de sueños por cumplir, lugares a los que ir, o experiencias por vivir. Ciertamente, “El jardín de Dios” tiene que hacer parte de esa lista.

Más información: http://www.latvia.travel/en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *