DSC_0053

Un fin de semana en Beira Baixa

Enorme sorpresa me he llevado al encontrarme con esta región portuguesa geológicamente rica, paisajísticamente fascinante, con aguas termales de primera categoría y una comida “de autor” basada en carnes de caza.

Campos de Valle Feitoso en Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes
Campos de Valle Feitoso en Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes

Uno de los atractivos que tiene Monfortinho es que desde Madrid, Lisboa y Oporto hay casi la misma distancia: unos 300 kilómetros, es decir, tres horas de carretera aproximadamente.

Se encuentra en la región de Beira Baixa en el centro oriental del país vecino y colinda con la provincia de Cáceres a la altura de Coria. Monfortinho es una diminuta población que debe su fama a sus termas, conocidas y disfrutadas por muchos desde la época de los romanos debido a sus benévolas aguas ricas en sílice, con un PH de 5.75 y una temperatura de 30º C.

Fachada de las Termas de Monfortinho. Foto cedida a Altum por O Hotels&Resorts.
Fachada de las Termas de Monfortinho. Foto cedida a Altum por O Hotels&Resorts.

En los años cuarenta abrió el balneario “Termas de Monfortinho” al que empezaron a llegar todo tipo de personas con afecciones crónicas de la piel, del hígado, del aparato digestivo y diversos tipos de reumatismo. Son las mejores aguas termales de Portugal y su fama actual traspasa fronteras. Si bien es cierto que el sitio jamás ha dejado de atraer a quienes sufren de los achaques anteriores, sí que ha conquistado el corazón de quienes buscan en el “wellness” una fuente de renovación y relajación. Opera como tradicionalmente lo han hecho los balnearios más sofisticados del resto de Europa: con profesionales que supervisan personalmente cada tratamiento y programas especializados para cada caso; en cabinas individuales y con técnicas tradicionales acopladas a los más modernos avances tecnológicos. Cualquiera que sea el motivo que a uno lo lleve hasta estas termas, lo que está asegurado sin duda alguna, es el “relax”: ducha Vichy, ducha de Aix, baños de inmersión, masajes, hidromasajes, presoterapia, baño con ducha subacuática, ducha escocesa de chorro, ducha circular, solárium, piscina termal, masaje facial, y masaje a cuatro manos con lluvia de Vichy (ciertamente mi favorito).

El balneario ofrece alojamiento en dos hoteles, el Astoria y el Fonte Santa. Nosotros optamos por el último, un establecimiento de cuatro estrellas que con sus cómodas instalaciones contribuyó a aumentar el bienestar de esta escapada. Por su parte, el hotel Astoria cuenta con un spa al que acudimos para continuar con los rituales: masajes, sauna, baño turco y piscina cubierta, todo ello alimentado siempre por las llamadas “aguas santas” que emergen desde 250 metros de profundidad.

La vecindad con el coto de caza más grande de Portugal (7500 hectáreas) de nombre “Valle Feitoso”, permite que aficionados tanto a la caza mayor como a la menor, organicen bajo petición sus cacerías. Nosotros realizamos un safari fotográfico en un todoterreno 4×4 por los predios de la finca y la travesía entre olivos centenarios, merinos pretos (ovejas endógenas de Portugal), corzos, gamos, venados y jabalíes resumió con imágenes espléndidas la fauna y el paisaje de esta parte de la Beira Baixa.

Paisaje de Valle Feitoso, Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes
Paisaje de Valle Feitoso, Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes
Valle Feitoso, Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes
Valle Feitoso, Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes
Animales de caza en Safari fotográfico en Valle Feitoso, Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes.
Animales de caza en Safari fotográfico en Valle Feitoso, Monfortinho, Portugal. Copyright Hernando Reyes.

Los restaurantes de ambos hoteles, como no puede ser de otra forma, se especializan en platos de caza y productos silvestres de una región, que además ofrece unos vinos –los de Beira– maravillosos.

La región ofrece además diversas actividades deportivas y culturales a las que difícilmente se puede uno negar tras despojarse del cansancio y el estrés gracias a los placeres holísticos del balneario.

En el cercano pueblo de Penha García se encuentra el Parque Icnológico en el que se realizan caminatas por un área cargada de yacimientos geológicos y con una gran cantidad de fósiles incrustados en las paredes y en el suelo del cañón por el que discurre el río Pònsul en su carrera hacia el Tajo y por donde re realiza una ruta conocida como la “Ruta de los Molinos”, que termina en una piscina natural regada por una cascada. El pueblo, al que llaman los portugueses “el pesebre”, por las casas que inverisímilmente se desprenden desde el monte hasta la misma carretera, posee su castillo, y cómo no, su pelourinho, que atestigua el prestigio de la villa.

Fosiles en el Parque Icnológico de Penha Garcua. Portugal. Copyright Hernando Reyes
Fosiles en el Parque Icnológico de Penha Garcua. Portugal. Copyright Hernando Reyes
Ascenso al castillo de Penha Garcia. Portugal. Copyright Hernando Reyes
Ascenso al castillo de Penha Garcia. Portugal. Copyright Hernando Reyes
Pelourinho de penha Gacercia, Portugal. Copyright Hernando reyes
Pelourinho de penha Gacercia, Portugal. Copyright Hernando reyes
Casa en Monsanto, Portugal. Copyright Hernando Reyes
Casa en Monsanto, Portugal. Copyright Hernando Reyes

En 1938 un concurso otorgaba a Monsanto –otra población de la zona- un gallo de plata como distinción por ser la “aldeia mais portuguesa de Portugal” y actualmente el trofeo corona la Torre de Lucano (s.XIV). La carretera que nos trae hasta aquí, advierte de la riqueza geológica de la región con unas inmensas piedras que se agolpan a sus lados. En la cima del cerro del que se desprende el pueblo, un castillo –del que se dice fue recuperado por los templarios en el s.XII- ejerce dominio sobre una villa que sorprende por los grandes pedruscos de granito, que en muchos casos, han sido utilizados como paredes o techos de las casas.

Más información: www.Ohotelsandresorts.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *