Foto 2

La ruta del corcho

De hoja perenne y endémico del mediterráneo, el alcornoque encuentra en el Alentejo portugués la mayor superficie del mundo para su siembra. Fábricas de corcho, hoteles o mercadillos donde adquirir todo tipo de objetos realizados en corcho trazan esta ruta por la región más grande de Portugal.

Texto y fotos: Redacción ALTUM

Portugal es el principal productor mundial de corcho y el responsable de más del 60% de las exportaciones internacionales con una superficie de alcornoques que equivale al 25% de la del resto del mundo.

Foto 1

No es de extrañar que, en esta región, la industria del corcho vaya más allá de lo que comúnmente conocemos. El Alentejo cuenta con la mayor superficie de alcornoques del mundo, por lo que este elemento se presenta como una de las formas más originales y curiosas de descubrir la región más grande de este fascinante país.

La tierra del corcho

Alentejo es tranquilidad, serenidad, naturaleza, campo y también es corcho. Este material se ha convertido en uno de los símbolos de esta zona debido a sus increíbles aplicaciones, que van desde singulares piezas de artesanía, pasando por hoteles forrados de este característico material, hasta la fachada de una de sus bodegas.

Foto 4

La siempre fascinante Évora, declarada Patrimonio de la Humanidad por su riqueza arquitectónica, alberga los tradicionales mercadillos donde podrás comprar todo tipo de piezas de artesanía popular y diseños de corcho; un mundo nunca imaginado en torno a la corteza del alcornoque.

Foto 6

La corteza de corcho se extrae del tronco del árbol sin dañarle durante los meses del verano, ya que el calor permite que la corteza se despegue con mayor facilidad.

Foto 9

Descubrir Cortiçarte, una de las fábricas de transformación de corcho más curiosas y peculiares del mundo, es tarea obligada. Aquí se puede observar cómo se elaboran piezas únicas como lámparas, espejos, muebles, paraguas y hasta botines.

Sueños de corcho

Si seguimos con la curiosa ruta del corcho, una de las paradas obligatorias es la fachada del hotel Ecork de cuatro estrellas, un edificio ecológicamente sostenible que tiene forrada su fachada principal y la pared de su restaurante de este característico material.

Foto 7

Desde sus increíbles villas individuales se puede disfrutar de las espectaculares vistas del cielo estrellado de Alentejo, así como desconectar de la rutina en su maravilloso spa.

Símbolo del país

Desde el punto de vista ecológico la preservación de la industria del corcho es fundamental para la salud y conservación de los bosques de alcornoques y del ecosistema que albergan. El corcho es un material completamente natural, renovable y reciclable de vital importancia para el medio ambiente.

Foto 8

Además, este material es uno de los símbolos de Portugal debido a sus numerosas propiedades: es resistente, reciclable, hipoalergénico y presenta cualidades térmicas y acústicas. Su proceso de transformación es muy sencillo y requiere poco trabajo. Por si esto fuera poco, no debemos olvidar que el alcornoque  es el único árbol que logra capturar millones de toneladas de CO2 al año, convirtiéndose así en un elemento natural clave para luchar contra el cambio climático.

Un paraíso de sostenibilidad y naturaleza

Sin lugar a duda, Alentejo tiene aún mucho por descubrir y el corcho es solo un elemento más que hace de esta región una de las más diversas del mundo.

Foto 11

Alentejo se presenta, ahora más que nunca, como la región idónea para los nómadas digitales gracias a su poca densidad de población, su cercanía con España, la posibilidad de ir en coche y la belleza de sus paisajes. ¡Un paraíso de sostenibilidad y naturaleza!

Más información: www.visitalentejo.pt/es/