La Laguna: ese lugar donde experimentar otra forma de ser

El municipio tinerfeño de La Laguna, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco,  ha decidido mostrar los aspectos que lo diferencian del resto de la oferta turística de Tenerife a través de diversos valores que evocan los viajes en clave slow, potencian la gastronomía de kilómetro 0, van de la mano de la sostenibilidad y fortalecen el turismo de descubrimiento.

Texto:  Redacción ALTUM

 

Fue el año 1999 cuando la Unesco declaró el casco histórico de San Cristóbal de La Laguna Patrimonio de la Humanidad. Y si desde entonces mucha agua ha llovido en las tendencias de promoción turística de un destino, en este marco de FITUR 2023 el municipio tinerfeño nos ha convencido a todos que su reposicionamiento en el marco turístico de Tenerife pasa por marcar la diferencia en su oferta con respecto al resto de la isla.

Y justamente este objetivo es el que se pretende alcanzar con la campaña “Descubre La Laguna, otra forma de ser, la que a través de los valores naturales, históricos, agrícolas y culturales de territorios como la Comarca Nordeste y el Parque Rural de Anaga pretende crear un sistema de economía circular que permita que los recursos generados por el turismo repercutan directamente en los ingresos y el desarrollo socio económico de sus habitantes.

Cocineros kilómetro 0

La cocina local, reflejo de la gastronomía de kilómetro 0, se reinterpreta a diario por cocineros establecidos aquí como Braulio Simancas y su cocina local actualizada, Yaiza Alonso, experta en fusión, o el chef Patricio Pérez, argentino residente en La Laguna desde hace más de 21 años.

Una cocina alimentada por ingredientes como los que se cultivan en el Parque Rural de Anaga, Valle Guerra, Tejina, La Vega lagunera o Las Mercedes y que también se capturan a diario en el océano, frente a las costas de Punta Hidalgo, Jover y La Barranquera. Productos laguneros que luego se ponen en valor en negocios como Komelocal, apuesta personal de Guaci Correa.

Otros ejemplos de la forma de vida y de crear valor al estilo slow son Louis Lambert, artista francés de proyección internacional, que ha encontrado en La Laguna una fuente de inspiración para sus impresionantes murales. O las periodistas Pilar Rumeu, presentadora de informativos de Televisión Canaria que hace gala del gran sentimiento de pertenencia de la población lagunera con su ciudad; y Arian González, travel blogger y activista medioambiental que remarca la importancia de la responsabilidad individual a la hora de viajar y elegir destinos sostenibles.

En su trabajo ambas reflejan como pocas la identidad de La Laguna y la importancia de la responsabilidad individual a la hora de viajar. También el melillense Tato Dinis, memoria viva del surf en la zona y que sueña con culminar su sueño de montar un museo dedicado a esa trepidante actividad en este municipio.

Entendiendo el turismo de otra manera

Todos ellos son la demostración de que existe otra forma de entender el turismo y la economía que genera esta actividad. En el caso de La Laguna, muy alejada en concepto de los macro proyectos e intervenciones invasivas del territorio que atentan contra el medioambiente. Porque, tal y como destaca Idaira Alfonso, concejal de Turismo de La Laguna:

“… la sostenibilidad no consiste solo en cuidar de la naturaleza, también es hacerlo de las personas que viven en el territorio y que estas se beneficien de la actividad turística, generando ingresos directos que se traduzcan en un auténtico desarrollo local y comunitario”.

Un turismo responsable que pasa también por poner en valor el rico legado histórico y cultural de San Cristóbal de La Laguna, donde destacan monumentos como la Catedral de Nuestra Señora de los Remedios, la iglesia de La Concepción, la Casa de los Capitanes, el Teatro Leal o la Casa Lercaro, que es la sede del Museo de Historia y Antropología de Tenerife.

Monumentos todos ellos situados en un casco histórico que a su atractivo urbanismo añade un hecho singular: San Cristóbal de La Laguna es la primera entre las ciudades coloniales reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que no tiene muralla.

Sin duda, un reflejo del carácter de este municipio, abierto a los viajeros slow y a la naturaleza y al mundo rural, parte fundamental de su ADN.

Más información: https://turismo.aytolalaguna.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.